Opinión

Decio, la Femexfut y su oligopolio


Una verdadera lección de economía han dado Decio de María y los dueños de los equipos de fútbol de la Liga MX esta semana, al haber anunciado el lunes una serie de medidas que se deben convertir en caso de estudio de cualquier escuela de negocios del país. La noticia, se supo, implica un sistema de organización industrial en el que en un plazo de 5 años sólo puede haber un equipo por dueño. Punto.
 
Confundidos, varios editores colocaron la noticia en la sección deportiva, cuando ninguno de los anuncios dados por Decio tenía que ver con el desempeño atlético de los jugadores, y a pesar de no haber nota de goles, faltas o tiros de penal. Esta confusión refleja la deficiente comprensión de la sociedad acerca de cómo funciona el sistema económico -no descarto que algún despistado me pregunte si ahora voy a escribir de deportes.
 
Pero vayamos al caso: el punto central es que la Federación Mexicana de Fútbol constituyó y formalizó lo que podríamos llamar un oligopolio dinámico, con características que garantizan que nadie posea varios equipos, evitando la utilización de prestanombres y cancelando la multipropiedad. Muchas personas están inquietas por saber si la dedicatoria era para Carlos Slim, quien ha empezado a interesarse en tener paquetes accionarios de equipos de fútbol.
 
Es altamente probable que algunos miembros de la Federación hayan aludido al interés de Slim para modificar las reglas de propiedad y control. No obstante, más allá de ello, lo que en realidad hicieron fue diseñar un sistema que imprime una velocidad lenta a la entrada y salida de nuevas empresas en esta industria, garantizándose así la permanencia, por lo menos durante un buen rato. Vaya, quien quiera más de un equipo, mejor que se vaya a Inglaterra a comprarlo.
 
En economía aprendemos que los monopolios, duopolios y oligopolios inhiben la entrada de nuevos jugadores en una industria, tienen incentivos a fijar precios y extraen el máximo de renta del consumidor. En el caso de la Femexfut no estoy seguro de que sea una mala noticia su peculiar forma de organización industrial. En todo caso me parece más bien adecuada, porque quien quiera puede organizar otra liga, y para eso no hay barreras de entrada.
 
Twitter: @SOYCarlosMota
carlos.mota@elfinanciero.com.mx