Opinión

Debatiendo soluciones para la pobreza

 
1
 

 

Baltimore: (Reuters)

A finales de abril, protestas envolvieron la ciudad de Baltimore luego que Freddie Gray, un afroamericano de 25 años, muriera en custodia policial. El caso del Sr. Gray es el más reciente en una serie de muertes relacionadas con la policía durante los últimos meses que han generado manifestaciones en toda la nación contra la brutalidad policiaca, el racismo y la desigualdad.

Aunque muchas de las protestas luego de la muerte del Sr. Gray fueron pacíficas, algunos manifestantes se involucraron en vandalismo y confrontaciones violentas con la policía, lo que llevó a la implementación de un toque de queda temporal. El 1° de mayo, seis oficiales fueron acusados por conexión con la muerte del Sr. Gray.

Algunos analistas han planteado que las protestas de Baltimore fueron una reacción a la desesperada situación económica que encara la comunidad afroamericana de la ciudad. En West Baltimore, el vecindario del Sr. Gray, por ejemplo, el desempleo de la gente de entre 16 y 64 años es de aproximadamente 50 por ciento.

Varios republicanos han sostenido que las condiciones en Baltimore demuestran que los esfuerzos de la nación contra la pobreza no están funcionando. En “Face the Nation”, un programa de la CBS, el diputado Paul Ryan, un republicano de Wisconsin, dijo el 3 de mayo que “luego de una guerra de 50 años contra la pobreza y de billones de dólares gastados, seguimos teniendo las mismas tasas de pobreza”. También sostuvo que cualquier solución posible no debería ser “una función de bombear más dinero al mismo sistema fallido, porque simplemente obtendremos el mismo resultado”.

Cercana al 15 por ciento, la tasa oficial de pobreza en Estados Unidos ha seguido siendo tercamente consistente desde la década de 1960. Sin embargo, la métrica oficial solo mide el ingreso en efectivo de una familia y no toma en cuenta los costos de trabajar, incluyendo el transporte y el cuidado infantil.

Una métrica alternativa, llamada Medida Suplementaria de Pobreza, toma en cuenta estos costos, así como el valor de los beneficios gubernamentales, cambios en el precio de necesidades básicas y disparidades regionales en los costos. De acuerdo con esta métrica, la tasa de pobreza ha caído en casi 10 puntos porcentuales desde la década de 1960, de 25 por ciento a apenas por encima de 15 por ciento.

Twitter:@NYTimeskrugman

También te puede interesar

La economía antipopulista de Putin

La tiranía de Grecia sobre Alemania

Un cambio de régimen en Suiza