Opinión

¿Por qué usar testigos sociales reduciría la corrupción en el sector energético?

  
1
  

   

Atzayaelh Torres

De haber usado un testigo social, quizá Pemex no estaría siendo investigada por los pagos de sobornos que le dio Odebrecht a sus funcionarios, o se habrían evitado casos como los de Oceanografía, Nuvoil o Key Energy, pero no es de su interés; de hecho, al menos desde que se aprobó la reforma energética no ha utilizado ni uno solo para todas las compras realizadas y contratos firmados, de acuerdo con reporte que tengo en mis manos.

Así, las empresas del Estado y sus instituciones, al menos en el sector energético, no están utilizando los testigos sociales para legitimar sus contratos, mientras que las pocas que lo hacen le dan la mayor parte del trabajo a una sola entidad: Transparencia Mexicana.

Los testigos sociales en las compras de gobierno deberían ser una de las principales victorias de la sociedad civil. Su razón de existir es simple: tienen como finalidad vigilar la correcta gestión de recursos públicos, aunque su elección y honorarios dependa de la institución/empresa involucrada.

Sin embargo, ellos no tienen la culpa. La Ley de Pemex es clara: sólo el Consejo puede determinar en qué casos deberá requerirse al testigo social, y al parecer, al momento no ha sido así, ni siquiera para licitaciones multimillonarias que organiza Pemex Exploración y Producción.

En este sentido, el Centro Nacional de Control de Gas Natural está en la misma condición que Pemex. El testigo social no existe.

El caso de la CFE es diferente, ellos sí han utilizado la figura del testigo social; de hecho, la compañía reportó haberlo requerido en 116 distintos procesos de adquisición, tanto de contratos de gas, carbón y diversos equipos, etcétera.

Sin embargo, en 70 por ciento de las ocasiones contrató a Transparencia Mexicana, que si bien es una institución seria, existe una amplia oportunidad para diversificar a quienes llevan este tipo de servicios.

Así pues, se requiere de testigos sociales especializados en el sector energético, que no sólo participen corroborando que el procedimiento sea correcto contractualmente, sino que tengan la sensibilidad de representar a una sociedad que parece marginada de la reforma, vaya, que refleje el interés común del bienestar social y no solamente diga 'ok' a todo.

APUNTES DE LA RONDA 2.1
1.- El proceso de la Comisión Nacional de Hidrocarburos fue transparente, pero otra vez vimos poca competencia en la presentación de ofertas por los bloques, así como a la misma empresa participando varias veces en el mismo bloque y en distintos consorcios. Me cuesta creer que no se pasen la información entre ellas.

2.- Los bloques petroleros que no se asignaron ayer en la Ronda 2.1 están frente a las costas de Tamaulipas, uno de los estados más violentos del país y en el que una de las reglas máximas, de acuerdo con lo que yo mismo viví en una visita reciente, es transportarse de día y evitar a toda costa la noche. La versión oficial es que no le quisieron entrar porque ahí no hay infraestructura. También me cuesta trabajo creerlo.

POR FIN SALIÓ EL SOL
Desde el 18 de mayo pasado los representantes de las empresas solares concentrados en la Asociación Nacional de Energía Solar, representada por Sergio Arnaud, y la Asolmex, con el legendario Héctor Olea, se han reunido con el director de la CFE, Jaime Hernández, en donde este último se comprometió a, por fin, facilitarles las interconexiones a los postes y demás redes de distribución, y que ya te hemos revelado en este espacio y en otras plataformas de EL FINANCIERO. Hasta el momento todo es miel sobre hojuelas. Suerte con eso.

Correo: atorresh@elfinanciero.com.mx

Twitter: @Atzayaelh

También te puede interesar:
El paraíso de Pemex en Ciudad del Carmen...
La próxima 'papa caliente' de Pemex
El valioso 'perfume' de Pemex