Opinión

De una petición familiar a una Pyme exitosa y desintoxicante

1
 

 

Comer frutas y verduras es esencial para tener un corazón en buen estado. (Archivo)

Hay empresas Pyme que surgen de atender una necesidad o incluso un capricho de manera estrictamente personal. Se acaba trabajando tanto y se tiene al final del proceso un producto tan exitoso, innovador o necesario, que el mismo mercado comienza a demandarlo y quien resolvió su necesidad comienza a pensar en la posibilidad de extender el ejercicio hacia el terreno empresarial.

Así sucedió al menos con Elixir Detox, un proyecto que derivó de casi un capricho de Barbara, esposa de Gilles.

Gilles Subserville, especialista en administración financiera, estaba precisamente en la "Meca” de la industria financiera mundial: Nueva York. Fue exigido por su mujer para encontrar la manera más eficiente para que ella, y él, se desintoxicaran. No es que brillaran en excesos; es que, por salud, incluso hasta los organismos más medidos y prudentes merecen una “limpiadita”. Era un mes de mayo.

La experimentación duro tres meses de consultas, viajes por el ciberespacio, ensayo, error, error, ensayo. Para el mes patrio del año pasado ya tenían la respuesta a sus necesidades. Desarrollaron un “programa de desintoxicación” a partir de jugos naturales.

Los resultados que se buscaban: descanso al organismo, liberación de toxinas, promover la alcalinidad del organismo en al menos un nivel de 7.4, estaba en sus manos.

Un organismo ácido es más proclive a enfermedades, pero sobre todo a la reproducción de células cancerosas. Hacerlo alcalino, ligeramente alcalino, es relativamente fácil si se comen o toman los [...]. Cualquiera pensaría que el asunto es tan fácil como meter a una licuadora una serie de productos naturales de preferencia del reino vegetal. Pues no. La solución fue, digamos, más complicada.

Complicada por el peso y las especificaciones de la prensa que tuvieron que “inventar” para hacer jugos no de la trituración o mezcla de las frutas o verduras, sino de su paso por una prensa.

Se trata de jugos que se obtienen de prensar vegetales y frutas. Con esta técnica se evita desperdicio en el jugo que se obtiene y se evita la fricción que puede inducir una variación en las capacidades nutricionales del jugo.

Derivado del proceso surge un bagazo que mensualmente alcanza un peso de siete mil kilogramos. De su destino escribiremos en otra ocasión.

Cada mes procesan un total superior a las 20 toneladas de productos de los que salen jugos para su variedad de tratamientos de desintoxicación. Van desde tres hasta diez días. Son jugos, seis distintos, cinco de ellos verdes. En alguno de los tratamientos se incorporar leche de almendra.

Todo certificado por médicos y nutriólogos. Jugos hechos al día, frescos, sin conservadores . No sirven para bajar de peso. Es muy importante que el cliente considere que no se trata de bajar de peso sino de eliminar toxicidades. Se protege al hígado pero los tratamientos no son recomendados ni para diabéticos ni para mujeres en proceso de gestación.

Cada día de tratamiento, el consumidor, que no hace otra cosa más que tomar jugos, se procesa, para cada uno de los “suscritos”, un aproximadamente nueve kilos de frutas o verduras.
Solamente líquidos se toman entre tres y diez días.

Los jugos se entregan al día, día con día, del tratamiento. Se entregan en PET grado alimenticio, en las puertas del domicilio. Es como recibir el periódico. Se entregan los jugos que habrán de consumirse en el día. Todo tiene que ser fresco para que sea provechoso al organismo.

La demanda de los tratamintos es creciente. Hoy tienen una base de diez mil clientes que han desarrollado alguno de ellos. El mismo mercado les ha demandado y ya consiguieron la norma Kosher.
Por el éxito que se ha obtenido derivado del modelo de negocio anterior ahora tienen un local que en la Condesa, ciudad de México, el Elixir Juice House en la calle de Amsterdam y otro local en Durango. Ahí la van llevando.

Si le interesa tener contacto con la empresa puede hacerlo al teléfono 10 800 33869 o a la página de Internet www.elixirdetox.com

De tin marín…
El gobierno capitalino que encabeza Miguel Ángel Mancera dispuso condiciones que en conjunto pudieran calificarse como una alianza estratégica con las empresas legales. Un acuerdo que lamentablemente no ha recibido, en los medios de comunicación capitalina, la atención que merecería pues ofrece un plazo de seis meses para que las empresas Pyme de bajo impacto se pongan en regla del lado del gobierno capitalino y no a pesar de éste.

¿Para qué clausurar? ¿A quién beneficia? A nadie. Ni al gobierno, ni al empresario y mucho menos al trabajador, sobre todo en la rama de servicios. La alianza con el sector empresarial legalmente establecido se cierra gracias a un convenio entre la Sedeco del DF que encabeza Salomón Chertorivski Woldenberg y el Instituto de Verificación Administrativa (InveaDF).

Como parte del convenio entre Sedeco e InveaDF, que encabeza Meyer Klip Gervitz,  el acuerdo de suspensión por 180 días hábiles para las visitas de verificación fue prorrogado. Desde que se instauró por primera vez, más de cuatro mil empresas formales han aprovechado para ponerse en orden en algún proceso de regularización. El año pasado fueron 61 mil ciudadanos que aprovecharon la alternativa de trabajar del lado de la autoridad y no enfrente de ellas y con “broncas de por medio”.

Sedeco DF pretende que los negocios legales de bajo impacto sientan a la autoridad, la perciban como aliada de su ejercicio empresarial y no como enemiga. Del tema escribiremos el siguiente miércoles en las ediciones impresa y online.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Pyme desarrolla modelo de negocio sobre 500 años de experiencia
“Birdman”, las Pymes y el “atreverse a hacer”
Pyme abre las puertas a los mejores diseñadores de la “Haute Couture” nupcial