Opinión

De tipo de cambio, rentas y tasas

 
1
 

 

Trabajadores en una oficina

El dólar llegó a nuevos máximos históricos respecto al peso y conforme pasan los días, es un hecho que el problema para la industria inmobiliaria, no vendrá necesariamente por ese cambio en la variable macroeconómica. De hecho, un dólar fuerte aumenta las posibilidades de sectores como el inmobiliario turístico.

Sin embargo, conforme han pasado los días, queda claro que los retos vendrán del aumento en los precios de los insumos que hacen factible la construcción y de la previsible alza en las tasas de interés.

De la paridad cambiaria es un hecho que los stock de grandes proyectos y otros menores de vivienda no siempre dan para soportar lo que está por venir en la segunda mitad del año. Por ende vidrio, acero, sistemas y otros insumos subirán su valor haciendo difícil contener un aumento en los precios de los inmuebles tanto en venta como en renta.

Además, un dólar fuerte está abriendo nuevas posibilidades de ingresos a propietarios de inmuebles (oficinas, industriales y comercio) con inquilinos que arrendaron en dólares y que han visto incrementar sus ingresos. Es el caso de los FIBRAS (Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces) que con cuatro años de operación y la integración de la FIBRA HD logrará con 10 participantes en octubre próximo, tener un índice track que escala las condiciones y posibilidades de fondeo a quienes participan con éste vehículo en el mercado de valores.
Por otra parte, del lado de las tasas de interés es cada vez más cercano que se dificulte mantener la guerra de tasas. Como es previsible, si la reserva federal aumenta las tasas de interés, los márgenes aumentarían el monto del pago y la capacidad de pago del adquirente.

Del lado del comité de crédito de la Asociación de Bancos de México (ABM), que lidera Enrique Margain, esta modificación en las tasas de interés de entre 25 a 50 puntos base no moverá significativamente la expectativa de la banca en 2015. Eso significa que se colocarían 110 mil millones de pesos para 101 mil créditos hipotecarios.

De hecho, algunos brokers de crédito como SOC Asesores que dirige Fernando de Abiega, insisten en que aún existen condiciones inmejorables en el mercado hipotecario. Esta mañana presentará un análisis de las ventajas que existen entre el crédito hipotecario gubernamental vs el hipotecario bancario comercial.

Según su previsión se puede generar un ahorro de hasta 30% del crédito actual, mismo que puede cambiar según el tiempo de vida del crédito y otros factores.


Así las cosas, el negocio inmobiliario enfrenta nuevos retos que enfrentará una industria más sofisticada, institucional y con capacidad para adaptarse.

Abilia nutre controversia

La gestión urbana siempre ha sido motivo de controversias, pero esta vez abre camino al dilema que enfrentan autoridades del gobierno de la ciudad y empresas que han encontrado en el desarrollo vertical, la única salida para crecer en ésta metrópoli.

La historia de Abilia con su torre de departamentos en Rubén Darío 225, empezó el 23 de enero de 2015, cuando el Jefe de Gobierno Miguel Mancera, comunicó verbalmente a María Asunción Aramburuzabala que se revisaron los permisos para edificar 122 departamentos en Rubén Darío 225 y “están en orden”. Antes vía sentencia la Sala Superior del Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Distrito Federal concluyó que los permisos otorgados sobre la fusión de cinco predios con una altura máxima de construcción de 30 niveles con frente a Rubén Darío, se expidieron de manera correcta y habían sido legalmente emitidos conforme a la interpretación del Programa Parcial de Polanco.

Con ello, el Jefe de Gobierno como el Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Distrito Federal coincidieron que los permisos correspondientes al proyecto fueron otorgados de manera correcta por las autoridades de la Ciudad. Es un proyecto que generará una inversión 2 mil 218 millones de pesos, y que se clausuró en enero de este año de manera injustificada 5 veces por diversas autoridades como Protección Civil, PAOT (Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial) y el INVEA (Instituto de Verificación Administrativa).

El pasado 1º de julio fue notificado a Abilia que la Consejería Jurídica del DF presentó un Juicio de Lesividad con el cual se pretende revertir diversos permisos emitidos previamente por las autoridades correspondientes.

Sin embargo, Abilia y su abogado, Javier Coello Trejo, consideran que el Juicio de Lesividad resulta totalmente improcedente y ridículo ya que todos los permisos fueron otorgados por las diversas dependencias del Gobierno del Distrito Federal de forma válida, legal y hoy se pretenden poner en tela de juicio por una denuncia vecinal sin fundamento alguno.

Más allá de la certeza jurídica implícita en tales acciones, es un hecho que la solución por parte de las autoridades traerá tranquilidad a las decenas de inversionistas con proyectos en la Ciudad de México.

Twitter:@claudiaolguinm

También te puede interesar:

Una nueva visión urbana

¿Terminó la guerra de tasas?

Dólar y mercado de capitales