Opinión

De tiempos y candidatos

     
1
   

    

amlo -frente

Quizá en este noviembre el PRI decida su candidato. El gobierno tiene enfrente el nombramiento del Banco de México y, si no se ha hecho antes, en esa fecha se habrá despejado la incógnita del tapado. El PRI-gobierno puede manejar sus plazos con mayor tranquilidad que los demás competidores en la elección. Su candidato contará con la plataforma gubernamental de promoción, y su solo nombramiento generará una cantidad gigantesca de comentarios en redes, medios de comunicación y una parte de la prensa internacional. El candidato priista tendrá un arranque de mucho impacto.

Por eso mismo llama la atención la lentitud de decisión de candidato en el Frente opositor. Creen que tienen mucho tiempo, pero la realidad parece decir otra cosa. Saben que enfrentar a López Obrador no es una cosa sencilla. Es el político más conocido del país. Aunque está topado cerca del 30%, lo cierto es que cualquiera que lo enfrente tiene un arduo trabajo enfrente. Al mismo tiempo el candidato del Frente confrontará al PRI. Un PRI con problemas pero que está muy lejos de estar desahuciado. El priismo en su punto más bajo arranca en 20% lo que no es poca cosa. El PRI y AMLO tratarán de triturar lo más rápido posible al candidato frentista para tener una competencia de dos. Pero parece que los frentistas tienen cuentas alegres, no tienen urgencia y prefieren estar negociando nombres para otras candidaturas que para la presidencial. Y claro, habrá quienes sí lleguen a ser diputados y senadores aunque pierda su candidato presidencial.

El frente deberá buscar un método de selección de candidato que le ocasione las menos fracturas posibles. No se ve sencillo, las elecciones de candidatos casi siempre dejan gente lastimada. De cualquier manera el método que parece garantizarles más control es el de la designación y que en el PRI se conoce como “dedazo”. Si toda la operación hacia adentro del Frente está bien amarrada, los costos podrán ser menores. Si no sucede así, pues todo lo del Frente podrá comenzar a desmoronarse. Ellos dicen que lo quieren hacer en diciembre. Llegarán al último: tarde y posiblemente mal. A la mejor su apuesta está en nombrar al candidato, registrarlo y así tratar de aminorar el plazo y la profundidad de las divisiones que se puedan dar. Por supuesto que la selección del candidato frentista también tendrá un fuerte impacto mediático; sin embargo, día que les dejen a los priistas, día que aprovecharán al máximo en contra del Frente.

Muchos comentan que el arranque entre los tres será muy parejo. Puede ser. Creo que eso puede aplicar exclusivamente en el caso de que Ricardo Anaya sea el candidato. Ya es conocido, tienes positivos, pero sus negativos han crecido aceleradamente. De cualquier manera, Anaya es el único de ese congal que es el Frente, con posibilidades de competir. El Frente fue hecho para su candidatura. Si deciden, como se ha barajado en algunas columnas en estos días, por un ciudadano intachable, puro y angelical muy probablemente arranquen bastante más abajo de lo que suponen.

Por lo pronto AMLO ya comienza a soltar sus propuestas, como la de mover las secretarías a diversos estados lo que es inviable y disparatado como casi todo lo que dice, pero lo pone en un punto de avance respecto de los demás. Declaró que anunciará su gabinete este mes y tratará de hacerse, desde ya, el candidato presidencial ganador.

Esto y más pasará mientras el Frente decide esperar.

Twitter: @JuanIZavala

También te puede interesar:
Más sobre la salida del fiscal
Andrés Manuel, el mismo de siempre
Otra del Frente mitotero