Opinión

De Suiza con amor

1
 

 

Pobreza Coneval CUARTOSCURO

Para esta época plagada de problemas y ante la falta de credibilidad de la sociedad, ahora nos llega una noticia desde Suiza, en el sentido de cuantos mexicanos tienen una cuenta en un banco que allá opera y que al parecer sufrió de fugas de información. Después de esto parece muy poco probable que la gente le de su confianza a la tan anunciada ley anticorrupción, con todo y su fiscalía, organismo autónomo y consejeros muy bien pagados, de lo cual ya hemos tenido bastantes ejemplos con resultados similares: no sirven para maldita la cosa. Pero en fin, en algo deben utilizar nuestros impuestos, para luego justificar porqué es necesaria otra reforma fiscal, que recaude más.

Entre lo que se reparte a los partidos, lo que gastamos en procesos electorales y lo que se llevan en el bolsillo muchísimos políticos, podríamos triplicar la cruzada contra el hambre y hacer posible que todos los niños y los adultos mayores reciban un alimento digno, que al final de cuentas son dos grupos que reciben todos los males causados por la pobreza. Sin embargo esto no va a cambiar, ya que nada más de imaginar la reacción de quienes se vean amenazados con perder sus prebendas, los señores maestros aposentados en algún lugar público de la ciudad quedarían en calidad de inocentes palomitas.

Los ciudadanos comunes conocen perfectamente a quienes sustraen recursos públicos para su propio beneficio y son capaces de señalar los bienes que a lo largo de su sufrida carrera adquirieron con esos recursos. Esto ha sido así durante muchos años y al parecer la tendencia es a que aumente, no que disminuya, porque quien va a decir que no, si en el último momento, cuando alguien es descubierto, no pasa nada. Este es el verdadero problema, ya lo hemos comentado en este espacio en varias ocasiones, pero se les tendría que cortar una mano a los corruptos, a efecto de poder identificarlos y poder esconder la cartera cuando alguno se encuentre cerca.

Otra opción, ya que lo de cortar manos no le gustaría a muchos, es exhibir a los corruptos y así como se hace en las terminales de autobuses foráneos y en algunos bancos, en donde exhiben fotos de presuntos asaltantes, deberíamos mandar a hacer periódicos murales, con las fotos de los presuntos corruptos y exhibirlas públicamente. Junto a las imágenes habría que ubicar un teléfono gratuito en donde se puedan hacer denuncias anónimas y hasta otorgar una recompensa si luego de una investigación se logra atrapar y detener a algún presunto delincuente. De otra forma, como dice la canción, la nueva ley será como otro ladrillo más en la pared.

También te puede interesar

Para revertir la pobreza

El drama de la educación y los salarios

Reforma ¿por fin?