Opinión

¿De qué sirve la voluntad en las finanzas personales?

 
1
 

 

¿Cuáles son las razones del sobreendeudamiento?

Hay una combinación devastadora para la administración personal pues hay quienes dejan todo para después; tienen desordenada su información; gastan en forma compulsiva y por si fuera poco, no se miden con sus tarjetas de crédito.

Bajo ese escenario, la crisis llegará en la medida en que el ingreso sea insuficiente para mantener el ritmo. Es imperativo detener ese comportamiento y para ello se requiere un cambio radical.

Según Enrique Rojas en su libro "La conquista de la voluntad", esta última es tan relevante como la inteligencia. Es decir, en el ámbito de las finanzas familiares, de nada serviría conocer cómo se comportan los mercados o contar con buena información, si carecemos de la voluntad para hacer lo correcto con nuestro dinero.

Rojas agrega que los dos ingredientes más importantes para poner la voluntad en marcha es la motivación y la ilusión.

“La primera arrastra con su fuerza hacia el porvenir; la segunda es la alegría de llevar los argumentos de la existencia hasta el final”.

En términos financieros, el primer paso es tener claro el porqué de hacer el esfuerzo. La motivación puede venir desde el simple hecho de dejar atrás los problemas de dinero, o bien, buscar una mejor perspectiva para la familia en relación al estándar de vida.

La ilusión es, en buena medida, imaginar el estado que se quiere alcanzar y 'sentirlo' para convertir esa fuerza en mejoramiento de la administración personal.

La advertencia lógica es que la voluntad inicial vale poco si no hay constancia, pues de nada sirve hacerlo una sola vez.

Es efectiva, siempre y cuando incorporemos el esfuerzo a la cotidianidad y se convierta en parte nuestra, para que llegue a ser una costumbre.

A decir de Rojas, otro elemento para educar la voluntad, además de la motivación e ilusión es el orden que viene de hacer las cosas en función de una estrategia preestablecida, y ceñirse a ella.

Acciones como revisar todos los meses los estados de cuenta, evaluar el presupuesto, verificar el rendimiento del ahorro, programar los gastos del próximo periodo o simplemente dialogar con la pareja sobre el nivel de erogaciones son aspectos que deben hacerse permanentes.

Estudios han demostrado que los individuos que logran sobreponerse a los impulsos de disfrute inmediato, son quienes tienen mayor posibilidad de alcanzar riqueza patrimonial.

Pongamos a trabajar la voluntad.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Viene una recesión?, ¿estás preparado?
El peligro de los créditos personales
La receta para la felicidad financiera