Opinión

De Observatorio a Pantitlán, de la mano
del gorila Kong 

 
1
 

 

Kong.

El día de ayer la Unión Europea emitió su opinión definitiva en materia de competencia económica y autorizó la compra que pretende hacer la empresa de telecomunicaciones AT&T de la firma de contenidos Time Warner. Este paso es uno de los varios que deben transcurrir en varias regiones del mundo para que estas poderosas empresas se conviertan en una. En México el análisis y la posible autorización de esta adquisición lo realizarán el Instituto Federal de Telecomunicaciones y la Comisión Federal de Competencia Económica.

Como se sabe, si se autoriza esta alianza en todo el mundo
—principalmente en Estados Unidos—, se creará un grupo sin paralelo, con poderosas capacidades de transmisión de contenidos de alta preferencia en el público hacia millones de usuarios a través de sus dispositivos móviles.

En México esto podrá tener implicaciones mayúsculas. Piénsese por ejemplo en el acuerdo firmado recientemente entre el gobierno de la Ciudad de México y AT&T, por el que instalará una red 4G LTE en todo el sistema del Metro de la Ciudad, así como wifi de AT&T en 11 líneas. Como se sabe, esta alianza impactará a 78 millones de personas y la cobertura del sistema estará completada en tres años. Al menos las líneas 1, 3 y 7 tendrán esta cobertura lista este mismo año. Esto podrá implicar que cuando se materialice la adquisición de Time Warner por parte de AT&T será posible para los usuarios de esta operadora mirar las películas de Harry Potter o de Kong en sus trayectos, por ejemplo, de Observatorio a Pantitlán, sin interferencias y en alta definición.

AT&T está en un modo muy agresivo en la actualidad. Al parecer no hay de otra en esta industria. Hace unos días anunció, por ejemplo, que reducirá 10 dólares el precio de sus paquetes con planes de datos ilimitados en Estados Unidos. En México, bajo el comando de Kelly King, la empresa está concentrada en desplegar una red poderosa —de ahí el anuncio para el Metro de la CDMX—, además de incrementar su base de clientes (alrededor de 12 millones, actualmente, y creciendo), y de abrir camino en conectividad empresarial para sus soluciones de internet de las cosas (IoT).

Cuando la red del Metro de AT&T esté desplegada, será fundamental contrastar la experiencia del usuario de esta empresa contra la de Telcel (anunciada el año pasado, pero al parecer pobremente desplegada, a decir de los propios usuarios, que experimentan fallas e interrupciones). Si AT&T muestra el músculo que promete en los vagones, el contagio y adopción de sus planes darán un brinco enorme a partir de finales de este año. Y si en 2018 le sumamos los contenidos de Time Warner, estaremos frente a una nueva realidad de las telecomunicaciones en el país.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
McKinsey revelará hoy ‘secretos’ digitales para México
España en jauja en 2017
Por un México sin autogoles