Opinión

De nada sirvió la diplomacia

   
1
  

  

Trump, EPN

¿Por qué el presidente Enrique Peña Nieto no desmintió a Donald Trump en la conferencia de prensa respecto a quién pagaría el muro? Eso no lo sabremos, como tampoco la forma en que se negoció esta visita.

Pero lo que queda claro es que perdimos el rumbo. Lo importante no es quién pagará el muro, sino que no se haga.

Así como que no podemos invitar a nuestro país a quien insulta, a quien horas después dice en Estados Unidos que México “pagará por el alto y hermoso muro que construirá en la frontera”, y reitera que su país tiene el derecho de elegir a quienes inmigran.

Lo único obvio es que en las redes hubo indignación desde que se conoció el encuentro en Los Pinos y también que el presidente no tuvo apoyo de su equipo para contrarrestar la crítica. La reunión sólo sirvió para la indignación de los mexicanos, porque Donald Trump siguió siendo el mismo, y aseguró que sacará a los indocumentados desde el momento en que asuma el cargo.

El excanciller y experto en temas internacionales, Jorge Castañeda, considera que la reunión del candidato republicano con el presidente fue un error por varias razones.

La primera es que ofende a los mexicanos, tanto en nuestro país como en Estados Unidos, que se reciba a alguien que tanto nos ha insultado, además de que no se cumplió con lo que todos esperábamos, que diera una disculpa pública.

Al referirse al muro, acota Castañeda, Trump señala que hablaron de él pero no de quién va a pagar, y horas después el presidente Peña escribe en Twitter: “Dejé claro que México no pagará por el muro”.

Esto para Castañeda es un punto crucial, ya que es imposible saber de qué hablaron en la reunión privada y por lo tanto conocer quién miente.

A la pregunta de si la visita de su contendiente a México pudo molestar a Hillary Clinton, Castañeda señala que por lo que se lee en los tuits de su equipo de campaña, al parecer no está muy contenta.

Y el hecho de que primero haya venido Donald Trump la pone en una situación muy incómoda, porque si acepta venir posteriormente parecerá que le copió a su contrincante.

Y hubo otro punto en esta visita que parece que en el actual gobierno se repite: la sensación de un presidente solo y desprotegido.

No vimos a la canciller Claudia Ruiz Massieu en el encuentro ni tampoco informando de la reunión, fue el presidente y la Presidencia de la República quienes enfrentaron la crítica.

Y para mostrar claramente este punto pongamos un ejemplo: después de que se dio a conocer la muerte de Juan Gabriel y se hiciera público el tuit del presidente Peña Nieto, uno a uno se sumaron los distintos secretarios de Estado.

Pero en esta reunión que encendió las críticas en las redes, hubo una respuesta mínima y tardía del gabinete y su partido.

El dirigente del PRI, Enrique Ochoa, sería quien de inmediato debía salir en defensa del presidente electo bajo las siglas de ese partido, pero lo hizo hasta las 17:14 horas, con dos tuits y un comunicado.

En una revisión de las cuentas de Twitter de los integrantes del gabinete, vemos que sólo tres de ellos retuitearon lo dicho por el presidente Enrique Peña, que fueron la canciller y los titulares de Sedatu y del Trabajo.

Y el único que puso algo un poco más personal fue el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, quien comentó: “En un encuentro de altura @EPN defiende y exige respeto a los mexicanos, frente a Donald Trump”.

Es así que, como en el tema de la legalización de la mariguana y de los matrimonios igualitarios, se siente una gran soledad del presidente.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar: 

A la Iglesia le fascina el martirio
¿Un expriista en el Estado de México?
Por la unidad hacia 2018

>