Opinión

De las excitantes “negritas”

 
1
 

 

Universo Pyme.

La historia del periodismo económico atribuye a LUIS ENRIQUE MERCADO, ex editor de la sección de negocios de El Universal, ex director general de El Economista y luego legislador en la Cámara de Diputados la idea de marcar nombres y apellidos de los hombres del sector privado con las letras en “NEGRITAS” para conseguir que los lectores pudieran reconocer con mayor facilidad los nombres de preeminencia del sector privado mexicano.

Alberto Aguilar, se convirtió en el periodista con mayor conocimiento de los detalles de los “hombres de nombre” y el periodismo empresarial elite siguió los resquicios del ejercicio empresarial mexicano; las sucesiones, las inversiones, las divergencias, los conflictos legales. Nadie como Aguilar para seguir los bordados finos de las grandes empresas.

Pero las pequeñas son más, aunque “pinten menos”. Era al menos hace una década costumbre escuchar a algunos colegas del periodismo económico afirmar que “No tiene caso escribir de operaciones empresariales que no impliquen al menos diez millones de dólares en inversión”. Lo decían de broma, pero también en la práctica lo ejercían.

Hoy el universo de los grandes negocios es más discreto e incluso hay empresarios o grandes estrategas del sector empresarial que prefieren que no se escriba de ellos y que ni siquiera de mencione a las empresas que toman grandes decisiones de inversión.

Pero pocos escribimos de los pequeños negocios y de sus enormes logros. Como por ejemplo: KEPACREPA ha concretado su expansión hacia Centro América con DOS unidades que abren sus puertas en Guatemala que es el primer paso para introducirse primero a Centro América y posteriormente hacia Sudamérica.

En México ya tienen 40 puntos de venta pero terminarán con 46 en el año de las cuales estarán 23 del corporativo y 23 franquiciadas que comprenden nueve estados del país más las dos unidades propias en Guatemala que los ha recibido por cierto con mucho entusiasmo.

La primera unidad la establecieron en 2010 y en 2011 ya cerraron con cuatro unidades y en calidad de franquicia.

Ellos iniciaron como cafetería y nunca tuvieron la idea de ofrecer crepas hasta que un cliente les pidió que las pusieran como opción en la carta.

Fue el “clamor del consumidor” el que los llevó primero a aprender a hacer crepas y luego a avanzar en los distinto sabores que al momento oferta la carta con mayores opciones de crepas saladas, dulces, especiales o Premium.

Ahora avanzarán en Guatemala y gracias a Feher&Feher y a ProMéxico tienen en consideración avanzar hacia otras naciones de Centro América y posteriormente a Sudamérica.

CLAUDIA ESQUIVEL, directora de comercialización de KEPACREPA afirma que todo ha sido demasiado rápido y no sin sobresaltos, aunque ahora se dice satisfecha y sobre todo muy contenta de que las cosas siguen marchando muy bien. Aunque su nombre y apellido no se remarquen con las “negritas” que a algunos lectores les excita.

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

Los 12 errores que todo empresario novato debe evitar

Unidas pedirán regulación

Pymes imprescindibles con compromiso social