Opinión

De las cenizas del fracaso nace Pyme exitosa


 
 
Les iba “requetebién” a César Dabián y a su esposa, hasta que dejó de irles bien. Parecería ser cita célebre del “Filósofo de Güémez”, pero no lo es, no al menos que el autor de estos renglones se haya enterado.
 
Los esposos empresarios tenían un negocio que les permitía viajar por el mundo y manejar de esos autos que son sólo para carteras presumiblemente blindadas a toda crisis. Pero la bonanza no es un activo y menos perene.
 
Llegó un fracaso tan rotundo en un negocio que iba “ni soñado” que la madre de César, cuando recibía la visita de su hijo le preguntaba: “César… ¿cómo estás de zapatos?.”
 
Pero este personaje trae en su DNA el gen del emprendedor y por ello buscó algo que le permitiera alejarse lo más posible de experimentar más fracasos en sus emprendimientos.
 
Desde los cinco años César ejerce la actividad emprendedora empresarial. A esa edad revendía los lápices labiales que se le quedaban rezagados a mamá, cuando ella se dedicaba a la actividad de la venta de artículos para acentuar la belleza femenina.
 
Ese fue el origen más remoto de la actividad empresarial de César, creador y director general de “Emprendiendo”, un conjunto de juegos de mesa en Internet, que permiten a quien juega entender la complejidad del ejercicio empresarial y a quien ejerce la actividad empresarial le deja en evidencia la peculiaridad de los puntos que le permitirían mantenerse en el mercado con mejores desempeños.
 
La iniciativa y sus productos tienen multipropósitos: A quien no es empresario le sirve, porque además de divertirse acaba dimensionando el esfuerzo de una actividad empresarial. Faculta el que un no empresario se percate que eso de ser empresario no es, ciertamente, algo tan sencillo como un “enchílame esta gorda”.
 
A quien tiene en la mente la idea de iniciar un negocio le permitirá vislumbrar los puntos que no podrá perder de vista cuando asuma en la práctica el reto y a quien tiene un negocio le permite demostrarle sus deficiencias y los caminos para revertirlas.
 
Y todos se divierten. Hay para todas las edades y para toda la cantidad de usuarios posibles. Desde los niños de 8 a 10 años hasta los niños de 90 años o más.
 
Hoy la empresa tiene catorce productos distintos, catorce juegos para entender el proceso de emprendimiento que iniciaron en su conformación en el año 2001 mediante asociaciones con expertos en distintas áreas del conocimiento vinculado con el ejercicio empresarial. Luego se hizo de socios comerciales, entre los cuales se apuntan 20 multinacionales.
 
Los productos cuentan con versiones diversas y todas ellas con la misión de ser un punto de apoyo al ejercicio empresarial. Todos ellos tienen un vínculo con desarrollos en línea. En sentido estricto, se trata de simuladores de negocios que desde 2008 tienen expresión comercial y que ya se venden en prácticamente toda América Latina, España e incluso en Japón. El éxito le llega de nuevo a Dabián, pero con los pies bien pegados a la tierra.
 
Productos que año con año se tienen que actualizar por la naturaleza misma de la información que se maneja en los simuladores. Ahora el empresario y su esposa están en espera de las determinaciones de la reforma hacendaria. Todos los juegos vigentes con las disposiciones fiscales anteriores tendrán que recibir un “recall” o bien tendrán que ser renovados.
 
Cada juego exige una inversión de entre millón y millón y medio de pesos mexicanos porque están muy bien planeados y diseñados tanto para niños como para adultos. Se pueden organizar torneos y se imparten talleres tanto para estudiantes como para maestros.
 
La empresa tiene una tienda en el WTC con ventajas para quien compre en ella. El autor de esta columna recibió un obsequio que puso en práctica en familia y la verdad es que todos los que participaron en el juego se la pasaron muy bien, pero sobre todo aprendieron mucho, sobre todo los más jóvenes.
 
El caso es que el esfuerzo ha sido enorme y a la fecha no hay apoyos a esta iniciativa por parte de las autoridades educativas nacionales como se atiende en el siguiente segmento de esta columna.
 
Para atención a inquietudes al correo: atencion@emprendiendo.mx... Para productos: http://www.emprendiendo.mx/
 
De tin marín…
 
Una vez que ha concluido el proceso de la reforma educativa en sus pasos formales, sería momento en el que la SEP comience a impulsar la cultura emprendedora en sus lineamientos básicos a la población escolar o ¿va a dejar sola a la Secretaría de Economía?
 
De do pingüé…
 
El siguiente 26 de septiembre, el jueves de la siguiente semana, será lanzado comercialmente el e-book “50 Tips de venta para vendedores accidentales” de Enrique Gómez Gordillo.
 
El evento habrá de desarrollarse en el Jockey Club del Hipódromo de las Américas a las 19 horas.
 
Se trata del primer título de una colección elaborada en especial para los empresarios de las micro y pequeñas empresas que buscan su profesionalización y que deberá contar con al menos 12 títulos.
 
El proyecto es muy interesante porque las obras habrán de ser distribuidas por la vía electrónica gracias a la segunda biblioteca a nivel mundial como lo es Librisite (mexicana).
 
Es un e-book porque la editorial desea tener un compromiso palpable de respeto a la naturaleza.
 
Además, explora nuevas capacidades y potencialidades en la materia de la literatura empresarial con la conciencia de que no sólo los norteamericanos son capaces de escribir textos útiles a los empresarios de México y América Latina y que incluso en su mayoría los textos Best Sellers con porquerías sin aplicación posible real y exitosa.
 
El costo del libro será de 80 pesos. El concepto creativo corrió por cuenta del despacho IKE!? de Salvador Rubiralta y Sergio Tapia, la distribución corre por Librisite de Noe Guzmán y estará el autor departiendo con invitados.
 
Si usted desea un lugar en esta presentación, que incluye una licencia para el uso del libro con gusto solicite la invitación correspondiente a direccion@universopyme.com.mx