La apuesta de lujo de Fibra Inn
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La apuesta de lujo de Fibra Inn

COMPARTIR

···

La apuesta de lujo de Fibra Inn

08/06/2018

Usted recordará que Fibra Inn nació hace poco más de cinco años con la misión de adquirir, desarrollar y rentar hoteles para servir a los viajeros de negocios.

Al primer trimestre de 2018 sumaba 42 propiedades con cerca de 7 mil habitaciones de marcas como JW Marriott, City Express, Holiday Inn, Crowne Plaza y Hampton by Hilton. ¿Sus ubicaciones? Ciudad Juárez, Monterrey, Guadalajara, Coatzacoalcos y la CDMX, entre otras.

Ahora, la Fibra que dirige Oscar Eduardo Calvillo Amaya analiza inversiones en los segmentos vacacionales de lujo que cobran tarifas en dólares, incluidos los Luxury y Upper Upscale en destinos como Cancún, la Riviera Maya, Los Cabos, Monterrey y la CDMX. A través de su modelo de negocio “Fábrica de Hoteles”, la Fibra sostiene negociaciones para un pipeline de más de 15 propiedades de Luxury y Upper Upscale, de las cuales seis estarían por concretarse con un valor de más de 10 mil millones de pesos.

De las opciones pendientes de compra, Lizette Chang, directora de Relación con Inversionistas de Fibra Inn, nos detalló que destacan un predio frente a Playa del Carmen y cuatro cartas de intención (term sheets) para la Riviera Nayarit, Los Cabos, la CDMX y Guadalajara.

¿Por qué la diversificación? Reducen la estacionalidad de los ingresos provenientes de los hoteles de negocio. “Entrando a estos destinos (de playa), se suaviza esa estacionalidad”, agregó Chang.

La intención de Fibra Inn es aportar hasta el 50 por ciento de las inversiones en ese tipo de propiedades y que el resto corran por cuenta de socios.

Se calcula que los hoteles de lujo dejen a Fibra Inn tasas internas de retorno de más de 20 por ciento y una rentabilidad (cap rate) de 13 a 14 por ciento. ¿Cómo lo ve?

Como usted sabe, desde el 2017 la demanda de cemento en México ha estado deprimida por el pobre desempeño del sector construcción. Sin embargo, empresas como Cemex, que dirige Fernando González, ven a largo plazo.

La multinacional mexicana expande la planta que opera en Tepeaca, Puebla, lo que la convertirá en su fábrica más grande en el país. Cuentan que con ello agregará 1.5 millones de toneladas, para alcanzar 4.4 millones de toneladas, que se prevé entren en operación para finales del siguiente año.

Expertos como los de Santander creen que esto permitirá a Cemex mejorar su rentabilidad vía eficiencias y menores costos de distribución, además de recuperar parte del mercado que perdió en los últimos años. A recuperar terreno, pues.

En 2017, las remesas de dinero alcanzaron los 28 mil 771 millones de dólares, lo que significó un aumento de casi 7 por ciento contra un año antes y un nuevo récord histórico.

Total que Western Union ya ve a México como uno de los mercados más relevantes en el envío de recursos en el mundo, por lo que busca acercarse aún más a la gente que tiene familia en el extranjero. Como parte de esto, Rodrigo García, director de Western Union para México, Centroamérica y el Caribe, firmó un acuerdo con las cadenas Waldos y Farmacias Benavides, para convertirlas en unidades receptoras de las transferencias de dinero. Entre estos dos grupos suman 2 mil puntos de asistencia, que se agregarán a los más de 6 mil que ya trabajan con Western Union, el cual se autocalifica como un punto de acceso importante para el envío de remesas.

Con Waldos y Benavides, la empresa estadounidense llegará a más de 8 mil ‘corresponsales’ en México, al incluir aliados como Casa Ley, Elektra, KCosmocolor, Order Express, Préstamo Express y Telecomm.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.