Opinión

De insumos, precios
e intereses

 
1
 

 

Dinámica

El debate no podía estar más polarizado. Detrás de la guerra de declaraciones en que han caído las vivienderas y las cementeras hay una gran realidad nutrida por mayores precios en los insumos de la construcción y las posturas de la Cámara Nacional de Vivienda y la Cámara Nacional del Cemento, al respecto.

Hoy se discute sobre el impacto del también conocido como oro gris y sus derivados en los números de la industria de la construcción de vivienda, en particular el efecto mayor que tiene en la edificación de vivienda económica respecto al impacto menor en las residencias de mayor costo.

Sin embargo, desde finales del año pasado el aumento en los precios de la vivienda ha sido producto del efecto cambiario y la subsecuente escalada en las tasas de interés. Puede anotarse en la lista el acero, vidrio, varilla, ladrillo, grava y muchos otros materiales de construcción.

Lo nuevo está más relacionado con el peso en la opinión pública e inversionistas que tienen los principales fabricantes de cemento y su afiliación a organismos gremiales.

Es decir, las posturas sobre el aumento de precios y el impacto en el precio del producto final y lo que distintas instancias como la Comisión Federal de Competencia y Secretaría de Economía pudieran hacer al respecto.

El cemento es sólo la punta de un iceberg que ha venido impactando los números del negocio moviendo las previsiones de las desarrolladoras de vivienda.

Lo que realmente debería preocupar es cómo los precios de los insumos de la construcción, el aumento en el costo del dinero e hipotecas más caras podrían aletargar el desempeño de una industria que había logrado recuperar lo perdido después de 2009.

En este período mejoró sustancialmente el mercado hipotecario, las vivienderas que apostaron al gigantismo se depuraron y nuevos participantes lograron tomar posiciones para generar distintas opciones de desarrollo, muy a pesar de los huecos que aún existen en la normatividad de construcción.

Para muchos es sabido que en los últimos años el negocio de la vivienda ha luchado por mantener el dinamismo que se vivió en las administraciones panistas. En sólo unos meses la cuantificación de avances cambió de viviendas construidas por acciones de vivienda, hecho que afecta porque el mercado no está respondiendo al ritmo de la demanda y un comprador que cada día goza de un menor poder
adquisitivo.

Lo anterior, sin considerar otros factores clave como el efecto de los cambios de políticas de subsidios, o bien la bomba de tiempo que traerá en los próximos meses la Nueva Constitución de la Ciudad de México. Ambos serán temas determinantes en la evolución del mercado inmobiliario más importante del país.

Twitter: @claudiaolguinmx
Correo: colguin70@gmail.com


También te puede interesar:
Inversiones de escala
Nuevos mercados en el retail
Lujo inmobiliario atrae