Opinión

De Grecia a Venezuela

 
1
 

 

Maduro

El presidente de izquierda de Venezuela, Nicolás Maduro, envió un mensaje al gobierno de izquierda de Grecia donde le expresa su solidaridad con el camino tomado de “romper las amarras con el Fondo Monetario Internacional y liberarse del yugo que pretende tragarse el trabajo de los pueblos y la riqueza de los países”.

Esa retórica, que los antiguos griegos colocarían como una oratoria del partido de los demagogos, refleja la posición de ambos gobiernos de culpar a quienes les prestan para cubrir sus gastos excesivos para dar lo que no se puede sostener, con tal de ganar votos y simpatías.

Atrás de las posiciones ideológicas de ambos gobiernos está lo que el antropólogo social Ernest Cassirer llamó “el mito del Estado”, que en su libro del mismo nombre lo señala como la gran mentira del siglo XX.

Tanto en Grecia como en Venezuela y en muchos otros países, gobernantes demagogos utilizan el mito del Estado para hacerle creer a sus pueblos que el gobierno tiene poderes mágicos y recursos infinitos para darles comida, vivienda, trabajo y pensiones a todos. Pero actuar con base en mentiras no da resultados a largo plazo. Después de ganar elecciones con ese mito, los gobernantes demagogos ven que es difícil cumplir las promesas de dar todo a todos y empiezan a endeudarse y a incrementar impuestos, como en Grecia, o a expropiar tierras, negocios e imprimir dinero, como en Venezuela, para darles por un tiempo más lo que prometieron a quienes votaron por ellos con la esperanza de que el Estado los mantenga, les de trabajo, casa y pensiones de por vida.

Las quiebras de las economías griega y venezolana, con sus diferencias, se deben en el fondo a la manipulación de sus gobiernos del mito del Estado. De esos excesos son corresponsables el Fondo Monetario Internacional y las demás instituciones financieras internacionales, no por negarles préstamos incondicionales para sacarlos de sus crisis, sino por haberles prestado a sabiendas de que las políticas económicas irresponsables y corruptas de sus gobernantes, llevarían a esos países a la quiebra.

Twitter: @luispazos1

También te puede interesar:
Demagogia en la distribución de la riqueza
De la democracia a la demagogia
Por qué gana el PRI