Opinión

De chile, dulce y... ¿ajo?

 

Desde hace más de 10 años comencé a hacerme de una colección de chocolates que crece y decrece por razones obvias. Empecé por tabletas con altos porcentajes de cacao, seguí con otras que incluían menta, frutos secos o algunas especias y después me encontré algunas excentricidades: chocolates con tocino, insectos, diferentes tipos de sales, chiles y un sinfín de ingredientes.

Mi colección se basó en barras compradas en otros países, pues en México por mucho tiempo no se encontraba más que chocolates atiborrados de manteca de cacao, leche, azúcar y aditivos. Por fortuna, desde hace algunos años los chocolateros mexicanos han hecho grandes esfuerzos para rescatar este oficio.

Uno de mis proyectos favoritos es el de Dolcenero, obra del diseñador y chocolatero Mao Montiel. No es sólo una marca de bombones de chocolate, sino un espacio de diseño y arte. Su boutique, en la calle de Laredo en la Condesa, es una pequeña galería que alberga retratos de Salvador Dalí y Joan Miró –en quienes se inspiró para la forma de sus moldes– y, por supuesto, sus creaciones. Describe a sus bombones como piezas de arte efímero, legado de sus tiempos como chef chocolatero del equipo de Oriol Balaguer, uno de los reposteros más reconocidos en el mundo.

Sus bombones encierran explosiones de sabor. Los de maíz, ajonjolí o mi favorito de ajo rostizado le dejarán un sabor que no querrá que se desvanezca. Para los menos atrevidos, los de frambuesa con pimienta o maracuyá serán gran opción.

En su línea "ocultos", el ingrediente principal está escondido por alguna mezcla de coberturas. El de chicharrón es para perder la cabeza con una excelente mezcla de texturas y sabores. El de maíz es también adictivo, con toques salados, dulces y amargos. La favorita de muchos es la macadamia cubierta con una pasta de avellana y chocolate llamada gianduja y con una arenisca de cacao. Para un bocado más fresco pruebe la pimienta rosa cubierta de chocolate blanco.

Por último están los huevos, que son esculturas de mayor tamaño con formas y texturas distintas, y su línea petits, huevos de temporada con una capa exterior de chocolate blanco y una interna de praliné de avellanas con pop rocks que tronarán en su boca. Me cuentan que ningún niño los compró, pero tuvieron gran éxito entre los adultos.

Montiel aclara que su obra no es sólo un postre, sino que está diseñada para maridar con cerveza, vino, mezcal o alguna otra bebida, e incluso para servirse con platos salados. Así que compre una de las distintas colecciones y haga sus propios experimentos en casa.

Twitter: @Ysusi

1
Dolcenero

 

Dolcenero

Dirección: Laredo s/n casi esq. Ámsterdam, col. Hipódromo Condesa,
Delegación Cuauhtémoc.

Teléfonos: 5211-4050

​Página web: http://dolcenero.mx/

Twitter: @dolcenerodesign

Horarios: Lunes a sábado: 11:00 a 20:00. Domingo: 11:00 a 18:00.

Precio: Desde $40

Tarjetas: American Express, MasterCard, Visa; crédito y débito.

Tiempo: Para llevar

1
 

 

Dolcenero