Opinión

De cabildeo y política

10 febrero 2014 4:35 Última actualización 30 octubre 2013 5:2

 
Rosario Guerra
 
Silvano Aureoles pidió parar la campaña de linchamiento en contra de diputados que votaron a favor las reformas en materia fiscal. A nadie le gusta suban los impuestos. Cuando fui diputada se incrementó el IVA al 15por ciento con tasa cero en medicinas y alimentos, el linchamiento fue terrible, las fotos publicadas en diarios nacionales para presionarlos. Se dieron incidentes, a un guanajuatense le pintarrajaron la sala de su casa, tras irrumpir violentamente, amén de que se organizaron reuniones en los distritos exigiendo a legisladores dar la cara.
 
El líder de la bancada, Humberto Roque, pidió mesura, pero la respuesta fue esa foto de la “roqueseñal”, injusta pues nunca se registró tal ofensa. En fin, él preguntó a algún reportero la causa de tal beligerancia ante la propuesta del Ejecutivo, a lo que le respondió, es que solo ustedes los legisladores pueden pararlo. La crisis no daba margen.
 
Tres era el número mágico para aprobar el paquete fiscal en el Senado, con un PAN en contra y un PRD dividido. Se lograron los votos, se han turnado a la Cámara de Diputados para que hoy, fecha límite para aprobar ingresos públicos, se aprueben y envíen al Ejecutivo para su publicación.
 
Si bien el PAN intentó un acuerdo con el PRD para frenar incremento IVA en las fronteras- no por consejo de AMLO-, al final la propuesta de un impuesto adicional de 5 por ciento para compensarlo no prosperó. El dictamen fue aprobado gracias al Senador Ríos Pitter, PRD, quien votó a favor. El debate en el pleno fue largo y confrontó posiciones, donde el PAN señaló el PRD era un aliado del PRI. Sin embargo, ante la reforma energética el PRI debe voltear los ojos al PAN, o no habrá reforma constitucional.
 
Y es que las alianzas en política se definen en torno a temas, no son matrimonios de fidelidad eterna, son partidos que actúan conforme a sus intereses y representación. El PAN será beneficiario de la simpatía empresarial por su oposición a la reforma fiscal y al déficit, mientras el PRD reivindicará el haber frenado IVA en alimentos y medicamentos y acabar con regímenes especiales. El PRI podrá tener mejores márgenes para la recaudación, frente a la reforma fiscal de Pemex. Lo que aún no queda claro es si los mismos contribuyentes a quienes se les pide un esfuerzo extra verán alguna mejora en la calidad de los servicios del Estado.
 
En Acapulco el ex presidente Ernesto Zedillo señaló que considera riesgoso el déficit fiscal para financiar gastos. Quien logró evitar las recurrentes crisis económicas sexenales reconoció el PAN mantuvo una disciplina que ayudó junto con el TLC a mejorar la posición de México en el mundo. En realidad PRI apuesta a que los ingresos petroleros derivados de un nuevo esquema, permitan amortizar deuda pública.
 
En materia energética avanza el Senado, pero aún no hay definiciones, salvo que PAN plantea mayor apertura con concesiones y el PRD se opone a reformas constitucionales. Se procesan diferencias en el Pacto por México y con las directivas de las Cámaras. Por lo que se refiere a telecomunicaciones ya iniciaron este lunes los foros, donde la mayor parte de los actores se pronunciaron por claridad, transparencia y certeza jurídica en la legislación secundaria.
 
En cuanto a la reforma política, condicionante de la Energética, el avance permitirá que en Cámara de Diputados se aprueben la primeras leyes secundarias en materia de consulta ciudadana, iniciativa ciudadana e iniciativa preferente, atoradas desde 2012, y que fueron resueltas en grupos de trabajo del Pacto por México. El PRI ha cedido en el tema del INE, aunque hay oposición de gobernadores que ya cabildean, pero le es intransitable la segunda vuelta electoral.