Opinión

De cabildeo y política

10 febrero 2014 4:22 Última actualización 02 octubre 2013 5:2

Rosario Guerra
 
 
Terminó el mes patrio con saldo inesperado. Temblores, huracanes, conflicto magisterial, Informe de Gobierno, reformas energética y hacendaria, reforma política, grito de angustia por damnificados, caída del PIB, la tormenta perfecta que cerró con paro del gobierno de EU que afectará el consumo de nuestro mayor mercado.
 
Octubre será mes de definiciones, de reformas que iniciaron con demandas democratizadoras del movimiento estudiantil reprimido. El Congreso norteamericano resultó duro en su confrontación con el Ejecutivo por la Reforma de Seguridad Social, al grado de preferir correr riesgos antes que darle fondos. El Congreso mexicano se encuentra también en una encrucijada difícil de resolver.
 
El 31 de este mes vence el plazo legal para que ambas Cámaras aprueben los ingresos; el problema es que PAN y PRD han supeditado sus votos a la previa aprobación de una reforma política en la que hay varios desacuerdos con el PRI, como la segunda vuelta presidencial, la reelección de legisladores, la creación del INE para sustituir al IFE, entre las más polémicas.
 
El tiempo está encima. Parecería que el PRI llegó a un acuerdo con el PRD en torno a la reforma fiscal, y a otro, con el PAN, en la reforma energética, es decir, votaciones diferenciadas por distintas alianzas. Hay coincidencias PAN-PRD en torno al INE y la reelección, no así en otros temas. Como ya apuntamos, la negociación es la única vía para lograr mayorías, por tanto, aunque al PRI y al propio EPN no les gusten los proyectos, algo habrán de ceder para lograr las reformas propuestas, que además enfrentan resistencias al cambio.
 
El caso magisterial es el más claro, la toma de calles para oponerse a la reforma educativa, tomando de rehén a la ciudad de México y a su jefe de Gobierno, para presionar mediante la molestia ciudadana a una negociación acorde a sus intereses y controles. Incumplen acuerdos y buscan mesa de negociación con EPN para pedir lo que no se dará: marcha atrás. Otras reformas también enfrentan oposición, la energética rechazada en lo constitucional por las izquierdas, lo mismo AMLO que Cuauhtémoc Cárdenas, que Marcelo Ebrard, a éste último ya lo quieren incluso sacar del PRD con el borrego de que buscará al Panal, como si estuviese ese horno para bollos. El PAN sigue con conflictos internos que exigen profundizar en lo energético y lo político.
 
La hacendaria enfrenta oposición de grupos empresariales, los refresqueros a la cabeza, pero todos los demás por la consolidación y  el tema de acabar la deducibilidad de prestaciones sociales, reclamo también de los sindicatos, ya que forman parte de su salario integrado. Las clases medias por el IVA en educación y vivienda, porque además reduce deducibilidad de gastos, y, otros grupos por acabar con regímenes especiales, unos si y otros no. Los desastres naturales saldrán caros, sobre todo si se aprovecha la coyuntura para acabar con asentamientos en zonas de riesgo. Caerá el PIB de nuevo, del 1.8 por ciento los más optimistas señalan un 1.3 por ciento.
 
A esto debe enfrentarse el presidente Peña y su equipo en este mes. Las circunstancias a menos de un año de gobierno han cambiado drásticamente en diferentes frentes, no por falta de previsión de que habría oposición a los cambios, la operación política se complica con varios frentes al mismo tiempo. Octubre también celebra el voto de la mujer en México, quienes estamos en lucha por la igualdad y la no discriminación, esperamos que la reforma política contenga propuestas de género, no retrocesos como una cuota del 40 por ciento, pero sin obligación de intercalar candidatas, a la cola, propone el PAN. PRD cuota igualitaria. El PRI aún no se pronuncia.