Opinión

De cabildeo y política

Hoy concluye el proceso de aprobación de la Reforma Energética en el Congreso. EPN realizó una labor de negociación muy importante, que tuvo costos políticos, pero que trascenderá en el mediano y largo plazo. Buscó el consenso y obtuvo buena respuesta de las oposiciones, aún aquellas que votaron en contra. Creó nuevas mayorías para impulsar las reformas y concedió en varios terrenos para obtener los votos y obtener condiciones de trabajo en el pleno. Inicia ahora un nuevo periodo ordinario y en octubre el período electoral, que siempre lesiona la convivencia partidista.

Para lograr mayorías, en torno a la defensa de los propietarios de tierras sujetas a explotación petrolera o energética, se modificaron minutas del Senado para establecer acuerdos entre empresas y propietarios a fin de que éstos se beneficien de esa actividad económica, introduciendo procedimientos de negociación previos a una ocupación temporal, la cual de darse, también arrojará beneficio a propietarios. Ya no habrá expropiaciones.

Por lo que se refiere a la disminución de recursos participables a Estados y Municipios ante la baja de ingresos petroleros derivada del cambio de régimen fiscal de PEMEX se reformó legislación para otorgar durante los próximos cuatro años un ingreso adicional cercano a los 12 mil millones de pesos. Elevaron la fórmula para la distribución de ganancias petroleras a estados productores; elevaron el porcentaje de los recursos federales participables y se añade que cuando los ingresos petroleros sean mayores a lo previsto, se entregue lo correspondiente a Estados y Municipios al siguiente año fiscal. En caso de ser menores, el gobierno federal cubrirá el faltante, hasta por 11 mil 800 millones de pesos. Con esto se logró el voto de la fracción priísta.

En cuanto al siguiente punto de conflicto de los pasivos laborales de PEMEX y CFE se acordó la ASF realice auditorías a los fondos de pensiones para determinar las causas del faltante. Lo cierto es que el sistema de pensiones fracasó en el mundo al aumentar la expectativa de vida, al ligarse la cuota a salarios, mientras los costos de servicios de salud y medicamentos se cotizan en moneda extranjera. Se autoriza al gobierno federal a asumir pasivos, siempre y cuando los sindicatos acepten renegociar sus contratos colectivos para adecuarlos a las actuales condiciones.

Se crea el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo que será administrado por BANXICO, en coordinación con la SHCP y bajo vigilancia de la ASF, y seremos el único país en el cual el banco central participa en la toma de decisiones de este patrimonio. Sin lugar a dudas, el Gobernador Carstens buscará su reelección.

Corresponde al Ejecutivo poner en marcha para el año fiscal 2015, las reformas, además se trata de un año electoral muy importante, pues se eligen 9 gobernadores, Congresos Locales y Municipios, además de la ALDF y la Cámara de Diputados, donde se buscarán mayorías mediante coaliciones y alianzas, con nuevos jugadores que irán solos según lo exige la ley. El DF será de nuevo la manzana de la discordia. Ante la ruptura de las izquierdas, los nuevos partidos y la necesidad de mantener un 3% mínimo de la votación total por los partidos pequeños, las campañas serán intensas y sin duda se registrarán acusaciones y descalificaciones en todo el país, aunque las del DF se conocerán al momento por ser capital.

Cierra su período extraordinario la LXII Legislatura, una de las más productivas e importantes de la época moderna por el alcance y la profundidad de las reformas acordadas. El trabajo ha sido intenso y el logro es ver que la democracia funciona, para acuerdos, pero también en los desacuerdos. Hasta julio veremos como se articulan las nuevas mayorías de cara a la elección presidencial de 2018.