Opinión

De cabildeo y política

"Traer la sartén por el mango", expresión coloquial que aplica el PAN en el Congreso. Define fechas, contenidos, bloquean avances, reviran, contraatacan, toman la pelota y meten gol. El de la semana pasada fue contundente: el gobierno cedió para evitar reformas al artículo 87 de la Ley de Partidos Políticos que buscaba contar votos de coaliciones y no sólo de candidatos. En Cámara de Diputados el debate fue duro, todos contra la visión panista. Pero los panistas negociaban con el gobierno frenar el cambio. Resultado: la Cámara de Diputados aprobó por mayoría y el Senado apresuró su cierre para no tramitar la minuta. A la "congeladora".

Esto permitiría que en junio se tramitase el extraordinario para aprobar las leyes secundarias en telecomunicaciones y en julio las energéticas. Pero no, José Luis Preciado anunció que será hasta julio cuando la bancada del Senado se reunirá para fijar postura en ambos temas. No sólo eso, se levantaron de los trabajos de comisiones hasta que se destrabe en los estados la reforma política. El 30 de junio vence el plazo para realizar cambios a la legislación electoral ante las elecciones de 2015. Aún cuando todos los partidos acuden ante la SCJN para resolver el tema, Miguel Barbosa pedirá hoy a la Comisión Permanente un período extraordinario para aprobar cambio en coaliciones. No contará con los votos necesarios. El PAN llevará hasta julio las reformas, siempre que no surjan nuevos reclamos, como las elecciones en Nayarit y Coahuila.

Compareció el procurador Jesús Murillo con el asunto de Oceanografía. Expuso las limitaciones de la averiguación, tema por demás controvertido. El PRD insiste en que el caso es moneda de cambio entre PRI-PAN. Recordemos además que los órganos autónomos se conforman por cuotas partidistas. Hoy se excluye a ministros de cultos de delitos electorales, el PAN avanza en posiciones. Aún cuando algunos senadores panistas se quejan, fueron desplazados por la negociaciones con el gobierno, a lo que ellos deben supeditarse. El PAN se ha empoderado. El sartén por el mango.

Esta situación no durará. Como toda alianza, es coyuntural y con una meta concreta, lograda, se recompone los acuerdos. El 2015 plantea retos a todos los partidos pues ninguno logrará por sí mismo una mayoría de 51 por ciento en la Cámara de Diputados y en el Senado no cambia la situación. Morena debutará con varias curules; el PRD se reconfigurará; los partidos pequeños evaluarán posibles coaliciones; el PRI mantendrá influencia, y el PAN se propone crecer.

Pero en 2018 las cosas cambiarán con la figura de cogobierno, una alianza para lograr mayorías parlamentarias. Cambio profundo en el sistema político mexicano.

Varias ciudades en más de 22 estados fueron escenario de marchas de protesta de los médicos #YoSoy17 que expresaron trabajan en condiciones de escasez de medicamentos y equipos, gran demanda de atención de derechohabientes, malas pagas y riesgos ante el narco, para terminar siendo culpados por un sistema que está rebasado. Sufren los médicos y los pacientes.

El gobierno federal debe analizar la situación y resolver en consecuencia. La Comisión de Arbitraje Médico es sin duda una instancia de defensa de pacientes, sobre todo del sector privado, pero el sistema público enfrenta fuertes carencias y rezagos, que se traducen en quejas y problemas de atención a derechohabientes y población que no utiliza control prenatal, ni tiene prácticas de vida sanas por la pobreza.

Los médicos trabajan en situaciones difíciles, y lo que está en riesgo es la salud de la población. Un médico puede equivocarse, pero nunca con dolo, como hoy se acusa a los 16 médicos en Guadalajara. El IMSS, ISSSTE y Ssa deben revisar la situación laboral de médicos para evaluar correctamente su desempeño y mejorar las condiciones de atención a pacientes. Encarcelarlos es condenar al sistema de salud.