Opinión

De cabildeo y política

Concluyó el periodo extraordinario del Congreso y se aprobó la reforma política. Se lograron los acuerdos en un tema que define las reglas del juego del sistema político-electoral que implica conformar gobierno e instituciones. Sorprendió a muchos analistas que tras tantas discusiones y discrepancias, al cumplirse el plazo que se fijaron las fracciones parlamentarias, el proyecto transitó por consenso.

No podía ser de otra manera pues la realización de las elecciones implica definir las reglas del juego de las mismas, esto es, del arbitraje del proceso, a fin de que los partidos políticos se enfrenten en procesos que respeten legalidad, imparcialidad, equidad y certeza. Que las principales fuerzas políticas acepten este arbitraje resulta indispensable para evitar que se escalen las confrontaciones. Toca ahora al nuevo INE organizar las elecciones de 2015, ya con un marco legal. Aún así no será fácil superar las dificultades de implementar las nuevas medidas.

Se avanzó en un aspecto que era precondición para la discusión de las reformas en telecomunicaciones y energía. Se espera que ambos temas se resuelvan en el mes de junio en dos períodos extraordinarios. El PRD y el resto de los partidos de izquierda ya anunciaron su rechazo a la energética, pero sin mayorías, recurrirán a la petición de la consulta popular en 2015, y al efecto, ya recaban las firmas necesarias para avanzar en este camino, aún cuando PAN-PRI aprueben las leyes relativas a energía este año.

Las Comisiones en ambas Cámaras trabajan en las iniciativas y el Senado realizará más foros de consulta en el país, como anunció David Penchyna, quien preside la de Energía en el Senado. Por su parte Marco Bernal trabaja sobre los aspectos fiscales de esta reforma en Cámara de Diputados. Anunció siete reuniones de trabajo con servidores públicos y espera tener dictamen el 19 de junio. No realizará foros, ya que los temas fiscales no están sujetos a consulta.

El domingo el PAN eligió a su dirigencia nacional en una consulta a sus militantes, primera ocasión que este proceso se realiza, pues antes el Consejo Político Nacional tomaba la decisión. Aún cuando hubo acusaciones y descalificaciones, la ventaja del 57 por ciento que obtuvo Gustavo Madero fue contundente. Votó el 72 por ciento del padrón, una muy alta participación. Pese a que corrieron versiones de que si el triunfo se lo llevaba Madero, un grupo de panistas estarían dispuestos a salir para conformar un nuevo partido, por el momento esto no ocurrió. Ernesto Cordero reconoció su derrota y pidió que se abran espacios en el partido para los grupos que lo apoyaron.

EPN saludó el triunfo de Madero y llamó a reforzar el diálogo. Pero el liderazgo albiazul enfrenta retos que lo irán radicalizando. Se cerró el capítulo electoral, pero aún falta por construir el de la unidad interna entre dos corrientes con una visión distinta de lo que debe ser el PAN. Dicha unidad sólo se logrará con acuerdos que Madero acota a tres temas: agenda legislativa y acuerdos; candidaturas en 2015; fortalecer la vida interna del partido. Puestos de dirección en el CEN no parecen estar en la negociación, pero sí en órganos colegiados.

El PRD solicitó al INE que organice sus elecciones internas para superar las descalificaciones que en cada elección se repiten. Éste aún no responde dicha solicitud, aunque en realidad se espera el triunfo de Carlos Navarrete, por el control de las estructuras partidista que mantiene la corriente de “los chuchos”.

Tere Ulloa, activista contra la trata, informó que hay resistencia en la PGR para investigar a Cuauhtémoc Gutiérrez por este delito, pese a ser del ámbito federal y que puede ser atraído por Murillo Karam. Su organización reporta que hay resistencia porque en 2011 se dio un enfrentamiento entre el actual procurador y el hoy investigado por el control del PRI-DF. Es una excusa inadmisible, pues no se trata de asuntos personales, sino de la explotación sexual de las mujeres, que atemorizadas, no se presentan a declarar. Hay informes que una lo hizo ante la PGR, pero ignoramos el trámite que ésta dio a dicha denuncia. ¿Cómo se extiende ese manto protector sobre Gutiérrez y su grupo?