Opinión

De cabildeo y política

06 julio 2017 4:55
 
1
 

 

José Luis Cuevas

Conocí a José Luis Cuevas en los años setenta. Pleno, vigoroso, creativo y crítico. Guapísimo y apasionado como siempre fue. Éramos estudiantes preparatorianos que fuimos invitadas por la UNAM a conocer al maestro en su casa-estudio donde desde su recámara se explayó sobre su obra y sus vivencias. De su infancia relató como influyó la prostitución, el alcoholismo y otros recuerdos en los personajes de sus dibujos y grabados. Fue una experiencia inolvidable y conservo varias de sus obras. Representante fiel del movimiento de la ruptura, junto con Tamayo, Mérida, la inolvidable Lilia Carrillo, entre otros, que reivindicaron las tendencias del arte plástico, más allá del muralismo. Su muerte cierra un ciclo en la historia de nuestro país. Su obra adquirió prestigio internacional y honró a México. Su declinación fue muy lamentable. Descanse en paz, queda su herencia.

No hay acuerdos para sesión extraordinaria del Congreso de la Unión. Lo electoral domina la agenda legislativa, polariza y complica avances. Será hasta el periodo ordinario que se retomen los temas sobre Mando Mixto, Fiscal Anticorrupción, Ley de Seguridad Interior, entre otros temas pendientes, al que se sumará el nombramiento de Auditor Superior de la Federación, así como el paquete económico de ingreso y gasto público en año electoral y frente al cierre de la actual administración.

PRD ha hecho una propuesta que se enfoca a lograr construir un gobierno de coalición, mediante un frente amplio opositor, que emprenda una transformación de las instituciones para relanzar el sistema político mexicano. Quieren evitar sustituir un Presidencialismo autoritario por otro tipo de autoritarismo. No existe un marco legal para cogobierno, así que deberá darse en el marco de los acuerdos que se alcancen con las diversas fuerzas que decidan participar en este esfuerzo. Construir esta alianza no es labor sencilla, parte de un tema electoral donde deberán decidirse candidaturas, hasta aspectos donde no hay acuerdo como derechos de minorías, derecho a decidir de las mujeres, salud reproductiva, educación laica, por mencionar algunos.

En el PAN, al igual que en corrientes del PRD, hay voces que prefieren ir solos y ganar o perder con sus propios cuadros y programas. Tras la derrota panista en el corredor azul del EDOMEX muchos focos rojos se prendieron. El voto fiel no resultó inamovible. Sin embargo, es un partido que puede dar la batalla. Decidir si lo harán solos o acompañados está por verse. No es posible transitar en visiones más liberales o progresistas con el PRD, pero si hay temas comunes. Desde luego el de la democracia y la refundación del sistema político une en varios puntos. El combate a la corrupción, la seguridad pública y el combate al narcotráfico son también esferas de convergencia con otras fuerzas.

Por su parte el PVEM ha respondido que está dispuesto a considerar la conformación de un bloque opositor, lo mismo ha sucedido con Nueva Alianza que dice analizará la propuesta del PRD. La crítica es clara. ¿se trata de alianzas para acceder al poder? ¿Es realmente un esfuerzo para refundar al sistema a través de coaliciones y mayorías parlamentarias? Esas respuestas solo se darán cuando se logren los acuerdos, si se dan. Por lo pronto la percepción es de que todos se unen contra AMLO.

Y desde luego AMLO aprovecha la coyuntura. Señala posible acuerdo entre PAN y PRI con José Antonio Meade como candidato presidencial. Ya el Secretario salió a negar ese escenario. También AMLO señaló que se enfrentará a un candidato de alianzas entre PAN y PRD lo cual enmarcó como esfuerzo por frenarlo. El ya ganó. Sigue rechazando alianzas de las izquierdas. Su cálculo es claro. No quiere pactos que le obliguen a asumir compromisos y plataformas de gobierno comunes. Confía que ante escenarios de competencia electoral polarizados el voto útil de las izquierdas y de otros grupos va a su favor, sin necesidad de otros partidos.

Por su parte Ochoa Reza prepara su Asamblea Nacional, refuerza militancia y de repente da sorpresas como el nombramiento como delegado en Morelos de un cuadro afín a Duarte. Su discurso anti corrupción no se corresponde con hechos, siguen al frente del partido los cuadros de los gobernadores cuestionados o perseguidos. Peña será el gran elector, como en viejos tiempos, pero su decisión estará acotada por la configuración de nuevos escenarios. En septiembre arranca el proceso electoral y en noviembre las candidaturas internas. El tiempo se agota.

También te puede interesar:
De cabildeo y política
​De cabildeo y política
​De cabildeo y política