Opinión

De cabildeo y política

 
1
 

 

amlo

¿Quién es peor enemigo de AMLO? El propio AMLO. Sus derrotas se explican por sus propias decisiones. Hoy está de nuevo a prueba. Más allá de las causas del voto por el PRI, lo que debe decidir es cómo va a emprender la defensa del voto por Morena. Desde luego decir a sus votantes que perdieron no ayuda a mantener la fidelidad del voto hacia el 2018.

Decir que es Delfina la gobernadora legítima tampoco resuelve nada.
Hacer análisis de los votos descalificando los emitidos por el PRI, destacando el voto libre, magnificando posibles inconsistencias, abona a su causa pero tampoco implica un avance. ¿Por qué perdió Morena el Estado de México? Por su incapacidad de negociar y entender que los demás actores tienen agenda e intereses propios. Logró incorporar al PT en el último momento, pero no sumó los votos esperados, un 1% voto por Óscar Yáñez pese a declinación.

Sus llamados a que el PRD y MC declinaran a favor de su candidata fueron hechos en forma ofensiva, bajo amenaza, es ahora o nunca dijo sobre futuras coaliciones. Insistió y terminó por descalificarlos a todos, y desde luego, culpando a Juan Zepeda de la derrota de las izquierdas.

¿Qué ganaría Zepeda de unirse a Delfina? Una posición en gabinete, que puede agotarse en cualquier momento. Mientras en el PRD hoy es una figura de relevancia que formará parte de la toma de decisiones.

La izquierda perdió el Estado de México, no por votos, sino por la incapacidad de lograr acuerdos. ¿Cuánto cuesta una alianza? Depende. Si de ésta depende ganar o perder, el costo se mide por resultados, no por la fuerza que cada aliado aporta, que sin duda es diferente.

Siempre hay uno con mayor peso, pero si en la balanza se pone solo el valor para apabullar al otro, de menor envergadura, entonces no habrá acuerdo. Se requiere de entender que sin el otro, no consigo lo que busco. Más aún, la alianza trasciende lo electoral para inscribirse en un gobierno. Por tanto, implica la formulación de un programa común que incorpore los intereses y visiones del otro.

El PRI es muy exitoso en logar acuerdos. Es sumamente pragmático. Entiende perfectamente el arte de la negociación. De hecho los de casa se quejan de la importancia que le da a sus aliados, sin los cuales no ganaría, como se comprueba con los resultados de las pasadas elecciones.

Mantener las alianzas más allá de lo electoral, es también tarea en la que el PRI se aplica. ¿Cómo podría haber ganado AMLO el EDOMEX? Planteando una ecuación en distintos términos. Si Juan Zepeda fue el candidato que más remontó, con el mejor perfil, la más limpia trayectoria, entonces, con miras hacia el 2018, habría que ofrecer al PRD, tan agraviado por AMLO, una alternativa viable. Esa era que Delfina declinara por Juan Zepeda. Hoy sería el candidato ganador y
Morena habría tendido puentes sólidos para una alianza hacia la contienda presidencial. Con la gubernatura en la bolsa.

Eso parece impensable para AMLO que aislado, piensa en confrontar a todos, bajo el discurso de la mafia del poder, culpa a los demás de sus propias incapacidades. Un líder debe dejar atrás su protagonismo para poder incorporar a los otros, con sus intereses y sus propuestas, para plantear un proyecto común donde todos somos, no un yo soy. Hay muchas historias de agravios pasados que mantienen una férrea oposición a AMLO en las izquierdas. Superarlas es un reto que AMLO y
solo él, puede superar si deja a un lado su ego.

¿Logrará AMLO ser él u otro el candidato de todas las izquierdas? Construir ese proyecto es el camino a Los Pinos en el 2018. Cualquier otro tiene mayores riesgos de fracasar. Si la disyuntiva se plantea entre el populismo mesiánico y alguna otra opción, la elección de 2018 polarizará los votos, y sin segunda vuelta, la legitimidad será cuestionada.

Debemos reconocer nuestro sistema de partidos está agotado. La corrupción ha sido el ingrediente más cáustico. Nadie se salva. Rediseñarlo es tarea de todos los actores. Aún hay tiempo para la segunda vuelta. O para gobiernos de coalición. Pero una cirugía mayor como la que se requiere debe esperar aún. Por lo pronto, en la espera de las acciones de defensa del voto, aún estamos en un momento de AMLO vs AMLO.

También te puede interesar:

De cabildeo y política
De cabildeo y política
De cabildeo y política