Opinión

De cabildeo y política

18 mayo 2017 5:0
 
1
 

 

Periodistas. (Cuartoscuro)

El asesinato de activistas y periodistas que denuncian al crimen organizado busca inhibir a la sociedad y acallar las voces de protesta. La valentía de quienes luchan contra desapariciones forzadas, asesinatos, corrupción es muestra de que prevalecen los valores frente las amenazas de muerte. Alzar la voz es imperativo en esa lucha. Callar y agachar la cabeza no es una opción. Por eso los cobardes asesinatos levantan más voces y más protestas, como las registradas en todo el país en estos días, tras el asesinato de Javier Valdez en Sinaloa.

El periodismo se paga con la vida en muchos países latinoamericanos. La Sociedad Interamericana de Prensa denunció que los asesinatos en México son con “total impunidad” y que es urgente las autoridades actúen para garantizar la libertad de prensa, pues los crímenes constituyen un “daño enorme a la democracia”

Trabajadores de diversos medios de comunicación proyectaron videos de los asesinados y exigieron justicia para Javier Valdez. Con los lemas #NosEstanMatando #NiUnoMás #NoAlSilencio protestaron en la Ciudad de México y en varias otras ciudades y exigieron mayor protección para realizar su trabajo. La indignación ciudadana frente a los asesinatos de activistas y periodista es enorme, pues saben que buscan silenciarnos a todos.

Ante estos hechos, ayer el Presidente Peña Nieto anunció “Acciones para la Libertad de Expresión y Para la Protección de Periodistas y Defensores de Derechos Humanos”. En coordinación con los Gobiernos Estatales se crearán protocolos especializados para proteger periodistas y activistas en situaciones de riesgo, atender a víctimas de delitos que atenten contra la libertad de expresión, se fortalecerá a la Fiscalía Especializada en la materia. El Presidente Peña señaló no cederá ante la violencia, que se otorgarán garantías a los periodistas para cumplir su labor, y que no habrá censura en las plataformas digitales, porque una democracia plena exige que nadie calle.

El Presidente de la CONAGO, Miguel Ángel Mancera expresó que la delincuencia no puede silenciar a los medios sin consecuencias, llamó a homologar fiscalías especializadas, protocolos, y establecer mapas estatales de riesgos para reporteros. Osorio Chong comentó que se requiere de una agenda y coordinación para que las estrategias funcionen.

Desde hace 17 años doy clases en la FCPyS de la UNAM a alumnos con especialidad en comunicación política. Educar es el arma más poderosa para cambiar al mundo, es igualar condiciones y oportunidades, es despertar la curiosidad para entender y transformar. Es una gran responsabilidad y un gran privilegio. Desarrollar facultades intelectuales y morales en los periodistas del mañana es un reto. El entorno de violencia sin duda amedrenta a los futuros profesionistas, pero al fin jóvenes, todo parece fácil de superar.

La delincuencia organizada ha cambiado su forma de operar. De buscar el apoyo a través de obras sociales o dádivas a las familias, hoy las involucran en los delitos. Al generase un mayor número de bandas en competencia por los mercados, se ha ampliado su campo de acción. Hoy cobran derecho de piso, secuestran, trafican personas, asaltan, asesinan, y someten a la población. Cualquier denuncia o cuestionamiento les incomoda, especialmente de quienes buscan familiares y preguntan por sus actividades. Los periodistas están en la primera línea de esta lucha. No hay respeto a su labor, la clandestinidad es velo protector, no aceptan salir a la luz.

La vinculación entre policías y delincuencia organizada es abrumadora en muchas localidades. Muchos operan como un brazo de bandas. Si los periodistas denuncian, la amenaza proviene de ambos frentes, por lo cual no siempre recurren a mecanismos de protección frente a amenazas. Cambiar esta realidad no es fácil. Requiere de una acción decidida de gobierno. Ayer se registró un intento en ese sentido. Falta aún andar el camino y constatar resultados. Por lo pronto, continuaré alentando a mis alumnos comunicadores.

Hay distintos tipos de periodistas y diversas formas de ejercer la profesión. Hay comunicadores muy comprometidos con periodismo de investigación, con objetividad y veracidad. Hay otros más comodinos. Pero sin libertad de prensa, no hay democracia.
También te puede interesar:

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política