Opinión

De cabildeo y política

27 abril 2017 5:0
 
1
 

 

trump

El 28 de abril vence el plazo para que el Congreso norteamericano autorice el gasto federal a la administración Trump para 2017. Hay dos novedades, la disminución de impuestos corporativos que pasa por el Congreso, y el posible abandono del TLCAN mediante orden ejecutiva. Los votos no están seguros porque aumenta el déficit fiscal, a lo que muchos legisladores se oponen.

Los demócratas adoptaron la firme decisión de no autorizar recursos para el muro fronterizo con México, pero aceptan más controles. Están dispuestos a la parálisis de gobierno, como señalaron Schumer y Pelosi, sus líderes. Además se sabe varios republicanos se sumaron a esta posición, por otras razones, con lo cual no alcanzaban los votos para aprobar la propuesta de la Casa Blanca, que más bien requiere votos demócratas para lograr mayoría calificada.

Trump retiró su solicitud de asignar presupuesto al muro, para destrabar negociaciones. Eso no significa que abandone su promesa electoral, solo la pospone. Jeff Sessions, Procurador, aseguró que de una u otra forma los mexicanos pagarían por el muro, a través de medidas focalizadas para recaudar los fondos. La controvertida consejera Conway aseguró su financiamiento seguía siendo una prioridad. Se rumora sobre un impuesto de 2% a las remesas y diputados mexicanos dicen responderán gravando a empresas americanas. Ted Cruz propone financiarlo con bienes decomisados al Chapo. Pero como lo dijo Carlos Salinas el muro ofende también a los norteamericanos. No resuelve el tráfico de drogas, ni la inmigración ilegal a ese país.

Trump aseguró que haría a los mexicanos pagar por la muralla, que además enfrenta problemas ecológicos y sociales de propietarios. En realidad, ya hay cercos para impedir paso a migrantes. La construcción no aporta nada a la seguridad en EEUU, ni ayuda a la relación bilateral con México, de quien dependen para su propia protección. Nuestra política migratoria, alineada con la de nuestros vecinos, impide riesgos mayores frente a migrantes de alta peligrosidad. El mercado de drogas depende de la oferta frente a una gran y creciente demanda. Y en este aspecto, Trump que dice querer proteger a sus jóvenes, no ha propuesto una sola medida para prevenir adicciones y comercialización en su territorio.

El muro es más bien emblemático para Trump. Pero la dinámica de los intereses reales de las economías regionales en EEUU se impone y los legisladores, atentos a su reelección, adoptan las posturas correspondientes a esa lógica. El muro es un engaño, aunque Trump lo diga en serio. Y los demócratas terminaron por imponer un muro a Trump, veremos sus reacciones a propuesta fiscal.

Por lo pronto, Trump anunció acciones para imponer un impuesto de 20% a la madera conífera procedente de Canadá. Amenaza con gravar también los productos lácteos provenientes de su vecino, por perjudicar productores de Wisconsin. Hasta hace poco tiempo, Trump elogió a Canadá como un socio “justo” a diferencia de México. La ministra canadiense Freeland ya expresó la oposición a la medida y amenazó con reciprocidad si se concretan nuevos aranceles.

El anunció ha sorprendido porque en la renegociación del TLCAN se pronosticaba que Canadá no se vería afectado porque las baterías se enfocaban contra México. La justificación se centra en supuestos subsidios a la explotación maderera que violan acuerdos comerciales. La medida no es definitiva, ya ha sido motivo de controversia ante la OMC, pero inicia la próxima semana. Los aranceles a productos lácteos no son parte del TLCAN y funcionan bilateralmente entre EEUU y Canadá, generan fuertes controversias. Lo cierto es que con esto, la alianza México-Canadá puede fortalecerse, pese a serios rumores de rompimiento en meses pasados, ante la renegociación del acuerdo trilateral.

En este campo, el de las relaciones comerciales, es donde la era Trump puede causar un daño real, no solo a sus socios comerciales, si suprime el TLCAN, sino a nivel mundial con nuevos aranceles y tarifas proteccionistas como el BAT. Se generarán respuestas equivalentes, originando guerras comerciales, prolegómeno de mayores conflictos. Ya se perfilan órdenes ejecutivas para revisar cualquier acuerdo comercial que no se ajuste a los criterios de “equidad y reciprocidad” que diseña la Casa Blanca. De ahí el rumor de la salida de EEUU del TLCAN. Por lo pronto Canadá pasó a la primera línea de resistencia.

También te puede interesar:

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política