Opinión

De cabildeo y política

 
1
 

 

López Obrador sostuvo una entrevista con Bloomberg. (Bloomberg)

Agotados los partidos y en duda su capacidad de representar a la sociedad, en medio de escándalos de corrupción, en un proceso de redefinición de la relación bilateral con Estados Unidos, enfrentamos momentos difíciles, que requieren de unidad nacional, pero la sucesión presidencial que de hecho ya arrancó, divide. AMLO se asume como el ganador de la contienda. Esta anticipación le ayuda a reclutar a un cada vez mayor número de simpatizantes, lo cual retroalimenta este ciclo que busca una victoria contundente, que incluya mayorías legislativas. Se le suman empresarios, clero, clase política y medios de comunicación. Su atractivo no reside en sus propuestas, muchas de las cuales son inviables e incluso catastróficas, sino en erigirse como La Única, la verdadera oposición, ante un sistema agotado ante la impunidad.

Muchos buscan opciones y al parecer AMLO merece al menos el beneficio de la duda. Que prometa rechazar la reforma educativa para defender su alianza con la CNTE; que quiera poner a consulta derechos humanos no negociables de mujeres y comunidad LGTT; que amenace con revertir la reforma energética, sin señalar nada respecto a las adjudicaciones a extranjeros; que descalifique cualquier cuestionamiento como el que se le hizo en Nueva York por un padre de los desaparecidos de Ayotzinapa, son consideraciones de poco peso frente al hartazgo, que ve con ilusión una salida en el populismo. Este hartazgo hoy se vive en Holanda y en Francia que enfrentan sus retos electorales. No pasó el populismo con mayoría en Holanda.

En México todos los partidos registran problemas importantes. El PRD muy afectado por la salida de cada vez más numerosos grupos hacia Morena. Con Miguel Barbosa hizo crisis la situación. Entre acusaciones y descalificaciones, Alejandra Barrales trata de mantener unidad. Su proyecto presidencial se desdibuja. Miguel Ángel Mancera es el más viable candidato, aunque las preferencias están muy lejos del 20 por ciento histórico del PRD. Surgen voces para posibles alianzas, tanto con el PAN como con Morena, y desde luego hay quienes prefieren mantenerse como opción independiente. Aún cuando su votación sólo llegase a 6.0 por ciento, lo que reflejaría el desastre, estos votos pueden marcar la diferencia en un escenario de alta competencia. AMLO los necesita, otros partidos también, su futuro fuera de alianzas es complicado, pero negociar en condiciones tan adversas implica pérdidas. Pese a todo, Mancera dice que 'no se raja' ante una contienda presidencial altamente competida, donde el PRD no tiene posibilidades de un triunfo. Aún no se perfila una decisión ante este complejo escenario. ¿Puede resurgir el PRD tras la elección de 2018? Depende en parte del resultado.

Acción Nacional se posiciona como la alternativa ante un peligroso populismo que puede complicar, más que resolver, el desarrollo. Sin embargo, el discurso se agota frente a una realidad de confrontación entre el calderonismo y otras tendencias dentro del panismo. Si bien las encuestas apuntan a Margarita Zavala como favorita, situación que deriva del conocimiento de su figura pública, las mediciones no establecen su vulnerabilidad frente a futuros ataques por el desempeño de su esposo como presidente de la República. Porque habrá muchas historias que saldrán a la luz o que serán recordadas en la campaña. Otros candidatos no se descartan. Anaya pese a su juventud no declina la candidatura, y Moreno Valle, con sus alianzas, se mantiene en la competencia interna. Aún no hay una definición. El panorama electoral de 2017 les es favorable y de concretarse victorias en entidades como Edomex, Coahuila y Nayarit, su ventaja hacia la contienda presidencial será más amplia.

En el PRI no se perciben cambios de trascendencia. Aún cuando en el discurso se condena corrupción e impunidad, en los hechos no hay resultados. Ni se captura a Duarte ni se concretan acciones contra otros exgobernadores. Y ahora salen a la defensa de Flavino Ríos acusando persecución política. La impunidad prevalece. Existe la duda de si aún cuando se encarcele a corruptos, esto tendrá un impacto entre electores. Lo cierto es que Enrique Ochoa mantiene como presidentes del PRI a los incondicionales de los gobernadores que perdieron elecciones. El resultado es que se mantiene una cerrazón frente a grupos de priistas desplazados por gobiernos muy autoritarios que sólo beneficiaron a sus cuadros y confrontaron cualquier crítica, especialmente de sus correligionarios, marginando cuadros valiosos. Así las cosas, sin mucho escándalo, pero en forma constante, muchos abandonan al tricolor para unirse a Morena y otros partidos. Sangría silenciosa. ¿Y usted ya pensó su voto?

También te puede interesar:
De cabildeo y política
De cabildeo y política
De cabildeo y política