Opinión

De cabildeo y política

26 enero 2017 5:0
 
1
 

 

Luis Videgaray, secretario Relación Exteriores. (Reuters)

Luis Videgaray e Idelfonso Guajardo llegaron a sus entrevistas con colaboradores y gabinete de Donald Trump justo el día que éste firmó decreto para la construcción del muro en la frontera y reiteró su convicción de que México lo pagará porque ayudará a desalentar la migración desde Centroamérica y por tanto beneficia a ambos países. En el Departamento de Seguridad Nacional, Trump dijo espera la reunión con el Presidente Peña para tratar problemas comunes como narcotráfico y lavado de dinero.

Desde su punto de vista trabajar bilateralmente para fortalecer la economía mexicana ayuda a los Estados Unidos. Estableció la nueva relación se basa en una agenda de buen comercio, frontera segura y cooperación económica. Anunció medidas contra inmigración, eliminar apoyo a ciudades santuario, aumento de patrulleros fronterizos y centros de detención, agilización de deportaciones, suspensión a refugiados, limitación de ingreso a musulmanes, oficina de ayuda a quienes han sido víctimas de indocumentados y reiteró que primero está la protección de los estadounidenses. Matizó la dura medida con un discurso de cooperación que a nadie engaña.

El FMI señaló México será muy afectado por la llegada de Donald Trump. Los canadienses, parte del TLCAN, aseguran que ante el conflicto de Trump con México pueden optar por una negociación bilateral dejando de lado el tratado trilateral. En el discurso todos los países se solidarizan con México, pero estamos solos ante el trumpismo.

Previa visita a Estados Unidos Videgaray se reunió con Senadores quienes le brindaron su apoyo. Es tan difícil el momento que prácticamente todas las fuerzas políticas se aprestan a combatir a Trump. AMLO ofreció su solidaridad a Peña Nieto en esta coyuntura. Si bien hay distintas opiniones de cómo definir la estrategia de negociación de la nueva relación bilateral, tanto políticos como empresarios reconocen el gobierno llevará la conducción del proceso. Ya se están conformando los equipos de negociadores con empresarios, servidores públicos, asesores especializados, académicos, investigadores, cuerpo diplomático, entre otros, para poner en la mesa fortalezas y amenazas. Peña Nieto señaló que la estrategia no es solo comercial, involucra aspectos de seguridad y de migración, es decir, de prácticamente todos los aspectos de la relación bilateral.

Tras los acontecimientos, diversas voces piden aplazar o de plano cancelar la reunión Peña-Trump. Sin embargo, la incertidumbre no ayuda a los mercados. De hecho, pese al muro, el peso se mantuvo estable porque la expectativa de una negociación está vigente y eso alienta cierta estabilidad. Empero las decisiones habrán de tomarse con información a la que no toda la opinión pública tiene acceso. El ritmo se decidirá conforme a la estrategia que se defina, y puede o no corresponder al de Trump.

En febrero el Congreso de la Unión inicia período ordinario de sesiones. Un tema relevante es la Ley de Seguridad Interior para regular acciones de fuerzas armadas en seguridad pública. La violencia asociada al prohibicionismo impuesto por Estados Unidos sobre el consumo de drogas, que combate a nivel internacional, pero que permite en su territorio, hace muy atractivo ese mercado, y nos ha costado sangre.

Santiago Roel señaló en entrevista que Trump nos abre la puerta para regular el mercado de estupefacientes y bajar la violencia en el país. En efecto, esta “medida espejo” sería muy interesante para sacudirnos el yugo de un prohibicionismo a ultranza. Los legisladores deben actuar con una mentalidad diferente ante los nuevos retos. A ellos corresponderá aprobar medidas para contrarrestar los daños que el nuevo gobierno norteamericano nos impone. Serán muchas medidas legislativas las que se requerirán para acompañar la estrategia de negociación de la relación bilateral y francamente no estamos para regateos.

Ojalá nuestros legisladores estén a la altura del reto que tenemos enfrente. La unidad para llevar una estrategia de defensa de nuestros intereses se debe concretar en acciones legislativas que respalden la negociación. Son momentos de urgencia nacional, de hecho, estamos en guerra, con altos costos en el bienestar de nuestra población. Pese a la astucia de Trump con un discurso de cooperación, los términos de la misma son por el momento cuestionables.
 
También te puede interesar:

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política