Opinión

De cabildeo y política

  
1
     

     

El presidente Enrique Peña Nieto durante la sesión ordinaria del Consejo Nacional de Protección Civil en la Residencia Oficial de Los Pinos. (Cuartoscuro)

¿Qué hubieran hecho ustedes? Y estallaron las redes. Porque las explicaciones, las medidas de contención de precios y los cambios en el Gabinete fueron a destiempo. Liberalizar el precio de las gasolinas era una medida necesaria, no tengo duda, y no creo que subsidiarla arroje beneficios a la mayor parte de la población. Habrá impacto en inflación pero se mantendrá la estabilidad macroeconómica que nos permite impulsar empleo e inversión. La medida es económicamente adecuada, socialmente justa y políticamente costosa.

Si EPN ya sabía que la medida afectaría precios y población, ¿por qué no empezó por impulsar el Acuerdo de Fortalecimiento Económico? ¿por qué no explicar claramente las causas de una decisión a todas luces impopular pero impostergable? Empezar por los miembros de su partido, por los legisladores y desde luego a la opinión pública. Liberalizar y continuar como si nada sucediera es lo criticable de la decisión. La insensibilidad en la instrumentación de la medida.

Y justo en medio de las protestas callejeras alimentadas por la indignación contra corrupción, la falta de compromiso moral en la conducción de los gobiernos locales, se anuncian los cambios en el gabinete. Regresa Luis Videgaray, el mensaje: no su conocimiento de las relaciones exteriores, sino su relación personal con el yerno de Donald Trump. Nuevamente, sin mayores explicaciones, y sin el cabal compromiso de si este nombramiento responde a una decisión para defender soberanía, o para facilitar la relación con un gobernante nos coloca como prioridad en sus ataques al libre comercio. Momento que deja atrás la indignación que la visita causó y las consecuencias que tuvo en la campaña.

Es el propio Videgaray quien en entrevista televisiva explicó con honestidad las causas de su renuncia. Era imposible que tras el repudio a la visita del candidato Trump, pasara a negociar con el Congreso un paquete económico de gran austeridad, con costos sociales, incluida la liberalización de la gasolina, que requería frenar la deuda pública que se contrató en años pasados por el déficit. En efecto, no podía aportar.

En esa misma entrevista, Videgaray reconoció que se cometieron errores en la visita de Trump, no en el objetivo de tender puentes de comunicación, pero sí en los acuerdos y las formas. Su regreso, aseguró, no es para ceder ante Trump, sino para negociar desde nuestras fortalezas una nueva relación bilateral que acabe con la incertidumbre.

Si bien Videgaray aseguró México no pagará el muro, señaló que Trump es negociador y amable.

La renegociación del TLC está en puerta. México cuenta con buenos negociadores como Idelfonso Guajarado quien ha participado en varios procesos. José Antonio Meade mantiene el compromiso de estabilidad indispensable en momentos tan difíciles para el país. El Acuerdo para el Fortalecimiento Económico inició su negociación meses atrás. Hay claridad en la necesidad de fortalecer unidad frente a los retos. Que Coparmex no firme, no sorprende, en realidad esta asociación no tiene una representación en sectores productivos pues su naturaleza es distinta a las Cámaras o al CCE. Su propuesta alterna absurda e inviable. Críticas al Acuerdo por sus generalidades son entendibles, pero lo importante es que inicia una relación entre los sectores en la conducción del país y la indispensable unidad.

La toma de protesta de Trump se registra en medio del escándalo por la intervención rusa en el proceso electoral. Por tanto decidió convocar a conferencia de prensa donde abordó ese tema y el de sus negocios. Desde luego ahondó la relación con México. Sostuvo que el muro lo pagará nuestro país, pero en tanto se acuerdan los términos, pedirá fondos al Congreso. Dijo que los mexicanos y su gobierno no pueden ser culpados de la relación abusiva que tienen porque EEUU lo permitió. Reiteró que impondrá impuestos a quienes produzcan en México y exporten a su país.

Estamos ante un escenario de riesgos, el gasolinazo y el malestar social, y el ataque frontal de Trump, una pinza que reduce márgenes de EPN. Construir una alianza nacional para hacer frente a esta situación requiere de comunicación veraz y oportuna para establecer compromisos concretos que permitan transitar en una de las épocas más difíciles de nuestra historia. ¿podrá EPN hacerlo?.

Twitter: @Rosariodf

También te puedo interesar:
De cabildeo y política
De cabildeo y política
De cabildeo y política