Opinión

De cabildeo y política

22 diciembre 2016 5:0
 
1
 

 

ME. ¿Por qué importa el TLCAN?

Amarga Navidad en México por la tragedia de Tultepec, donde por tercera vez, el mercado de San Pablito explotó con un saldo letal. Se registran 31 muertos, 27 heridos y cerca de 100 desaparecidos, es decir, ni restos mortales quedaron en tan terrible tragedia del que fuese declarado el mercado más seguro apenas unos días anteriores. La reflexión es obligada, ya se inician averiguaciones, pero queda clara nuestra incapacidad para regular y prevenir estos accidentes. No quedó nada en pie. Las medidas de seguridad se relajaron ante opciones de venta. No hay cultura de prevención. Y es probable la venta se desplace a la informalidad.

Una Navidad en alerta. En Berlín también lloran a sus muertos por el acto terrorista en mercado navideño que dejó 12 muertos y cientos de heridos. Hay alerta en Europa por atentados. Y Rusia también eleva sus prevenciones tras asesinato de su embajador en Turquía. Ante estos hechos que siembran el temor, de nuevo la reflexión, dejó más muertos la estupidez humana en Tultepec que el terrorismo en Europa. Distintos hechos, pero una triste Navidad. Aumentan los riesgos de populismos que proponen soluciones simplistas a problemas complejos.

Una Navidad sin ley de Seguridad Interna. Cerró el período ordinario de sesiones sin abordar el reclamo del General Cienfuegos de dotar a las fuerzas armadas de un marco legal en su actuación dentro del nuevo marco de justicia penal, en materia de seguridad pública. No habrá período extraordinario y se resolverá en el próximo período en febrero, aún cuando en enero Comisiones empezarán trabajos. El presidente Enrique Peña, en el Consejo Nacional de Seguridad Pública, expresó la urgencia de rediseñar el modelo policiaco y ratificó su propuesta de mando único o mixto para profesionalizar el servicio. Se escuchó el reclamo a los Gobernadores para redoblar acciones y coordinación en la materia. Eludir responsabilidades es un cómodo camino que no abona al combate a la delincuencia.

Una Navidad sin prevención. Los recursos para el programa orientado a la prevención del delito, a cargo de Alberto Begne, fueron cancelados en el PEF 2017. Sin embargo EPN aseguró que se reforzarán las acciones de prevención de violencia y delincuencia en 50 municipios que registran los mayores índices de homicidios. El gobierno federal ha destinado enormes recursos en materia de seguridad, pero lo resultados son magros porque gastar más no necesariamente implica mejores resultados si no hay una orientación adecuada para la utilización de los dineros. En efecto, se requiere un rediseño de marco legal y de políticas públicas efectivas.

Una Navidad con pirotecnia. Si bien políticos como el republicano John McCaine aseguran el TLCAN ha sido exitoso y debe mantenerse pues su cierre implicaría altos costos para sus integrantes, esta realidad debe ser evaluada por Donald Trump y su secretario de Comercio, ahí es donde los congresistas deben enfocarse. Y es un acto de pirotecnia política que permita visibilizar logros y avances que derroten prejuicios. No habrá muchos políticos que elijan la confrontación con su nuevo Presidente, aún cuando le critiquen. Convencer y educar serán los caminos a recorrer antes que incursionar en otras veredas que implican costos electorales.

Una Navidad con paridad. México ha avanzado con políticas que buscan concretar la igualdad efectiva entre las personas. La paridad en materia electoral ha sido efectiva en la incorporación de más mujeres a los cargos de elección popular. Falta mucho por avanzar para revertir herencia de sociedades patriarcales que negaron por siglos a las mujeres personalidad jurídica, patria potestad, derechos para acceder a la educación, a la salud, al empleo. Hoy avanzamos en el camino a la igualdad y eso alienta en la construcción de una mejor sociedad.

Una feliz Navidad. Es la que nos protege en el seno familiar. Nuestra cultura y nuestros valores son nuestra fortaleza para mantener el espíritu de lucha frente a las adversidades, la certidumbre y la intolerancia. Rechacemos violencia y discriminación que socavan la convivencia familiar y social. Desde aquí deseo a todas las familias, con sus matices y diferencias, que disfruten de la paz, la alegría y el amor que las reflexiones de estas fiestas abren a nuestro espíritu. Que sea esta convivencia la que nos permita reanudar la marcha con alegría y esperanza.

También te puede interesar:

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política