Opinión

De cabildeo y política

 
1
 

 

CNTE Chiapas

Estudia que el saber no ocupa espacio decía mi abuela Lala. La educación empero si requiere de espacios y de tiempo. Lo que más valoran los padres es heredar una buena educación a sus hijos. La educación pública pierde terreno frente a la privada, aún en condiciones económicas difíciles para las familias. La CNTE ha cancelado oportunidades a los niños, los más pobres del país, condenándoles a seguir en un círculo vicioso de limitantes.

El Estado mexicano debilitado no acierta a encontrar una solución ante las movilizaciones de la CNTE que utiliza la violencia contra padres de familia y profesores opuestos a su movimiento. Los bloqueos carreteros, plantones y mítines han paralizado buena parte de la actividad económica en Chiapas y Oaxaca principalmente. Afectado a empresarios y pequeños artesanos, a comerciantes y prestadores de servicios turísticos. Lo anterior ha confrontado al sector privado con el Estado, que tras los muertos en Noxochitlán parece pasmado.

Reanudar el diálogo solo condujo, en la percepción de la opinión pública, a otorgar mayores concesiones a la CNTE sin que cesen acciones contra la sociedad. El repudio a utilizar a los niños como rehenes de intereses gremiales, en el mejor de los casos, resulta ofensivo e inaceptable. Tras años de utilizar estos métodos la CNTE ha logrado el manejo de plazas, recursos, conformado una base social de apoyo y presencia política. ¿por qué habría de cambiar si ha funcionado?

La Reforma Educativa con su contenido laboral afecta los intereses de la CNTE y desde luego, a ciertos grupos de maestros, pues implica un desempeño que debe mejorase, aún bajo amenaza de castigos, que no llegan a la pérdida del empleo, pero si al abandono de clase frente a grupo. Algunos han optado por la jubilación, otros lamentan no poder heredar plaza a sus hijos. Pero una Reforma Educativa sin la participación de los maestros es imposible e impensable.

La negociación para adecuar contenidos laborales ha sido con la SNTE para frenar descontento y migración de maestros hacia la CNTE. Se han ajustado disposiciones y adoptado medidas de contención como la no aplicación de sanciones a faltistas con pérdida de sus plazas, así como la liberación de los líderes de la sección 22. Sin embargo, un vocero del movimiento en Chiapas sentenció “si sigue la reforma, habrá sangre" lo que ubica al movimiento en una dimensión de subversión del Estado.

Y entonces surgen las dudas frente a la presencia de hombres armados entre manifestantes de Noxochitlán, de las humillaciones de maestros rapados y agredidos por asistir a evaluaciones o cumplir notificaciones, de actos vandálicos que destruyen oficinas públicas y queman vehículos, no como actos de protesta sino de provocación que buscan escalar el conflicto, enmarcados en un doble discurso de la CNTE.

Mucho se murmura sobre el apoyo de grupos guerrilleros y su comunicación con la CNTE sin que se confirmen o nieguen estos nexos.

Lo cierto es que ante el conflicto el Estado no quiere usar la fuerza pública quizá porque se desataría un conflicto mayor. Y el horno no está para bollos. El descrédito por corrupción, falta de mejoras en ingresos familiares, inseguridad, confrontación electoral, y ahora un nuevo golpe al liderazgo de EPN no abonan al uso de la fuerza, pese al reclamo ciudadano, voluble ante la sangre.

Hoy duele mucho lo que sucede en el país. Duele que niños sean rehenes. Duele que Duarte criminalice mujeres para buscar protección en Iglesias. Duele el ataque a la comunidad LGTT negándole derechos.

Duele que la designación de Magistrados Electorales que arbitrarán la elección de 2018 sea por grupos de filiación. Duele la violencia contra mujeres y niñas, la trata de personas. Duele que no se pueda procesar marihuana y amapola medicinal y se pague con tantos muertos la lucha entre narcotraficantes. Duele la ineficiencia y la impunidad.

Si cambiar las condiciones económicas adversas no es posible, podríamos al menos convivir con respeto a la diversidad, con libertades y sin violencia. No es mucho pedir y en ello todos los actores políticos tienen una responsabilidad. No queremos acusaciones cruzadas, queremos resultados. El Congreso iniciará sesiones y la agenda está abultada.
 
Twitter:@Rosariodf

También te puede interesar:

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política

>