Opinión

De cabildeo y política

 
1
 

 

Brexit (Reuters)

La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, la Cumbre de Líderes de América de Norte frente a solicitud de Trump de acabar con NAFTA, las protestas de la CNTE en unión con AMLO, invitan a una reflexión: los cambios en las sociedades democráticas pueden implicar graves retrocesos.

La globalización impulsó crecimiento económico, flujos de inversión, bajó precios, pero no se consolidó como un proceso incluyente en aspectos sociales y culturales. La reacción frente al libre comercio es un proteccionismo revestido de nacionalismo, de xenofobia y de exclusión. Apela a un sentimiento de nostalgia por un pasado sublimado que nunca existió. Lo mismo en Francia, en Italia, en Holanda, Austria, Bélgica avanza un nacionalismo que apela al sentimiento de inconformidad frente a una mayor apertura de países a flujos internacionales de comercio y migración, que se percibe como amenaza a identidades nacionales.

Muchos británicos se llaman a sorpresa por las consecuencias del Brexit sobre su moneda, sus fondos de pensiones, sus trabajos, la posible separación de Escocia y quizá de Irlanda, la posible salida de inversiones y empresas de su territorio, la caída de los mercados, hasta las consecuencias en el deporte. Votaron con el hígado y sin gran conocimiento de lo que implicaba la medida. Querían su país de regreso, y tendrán un regreso que implica fuerte retroceso en bienestar para europeos y otros países.

El triunfo del Brexit es pírrico. Nada que celebrar. Sin embrago, líderes de la ultraderecha nacionalista de diversos países entusiastas piden consultas sobre la permanencia de la UE. Donald Trump celebró la medida en Escocia, país seriamente afectado. Hasta Hillary Clinton en busca de votos, habla de revisar el NAFTA pues afectó empleos estadounidenses.

España, tras consecuencias de la consulta en Gran Bretaña, votó por el Partido Popular mayoritariamente, aunque las izquierdas si se uniesen lo superan. La globalización enfrenta retos, no se encuentra en su mejor momento tras diversas crisis y sus costos, lo que genera incertidumbre y propicia resistencias. Muchos se enfocan en cuestionamientos sobre la base de pérdida de empleos y beneficios sociales en los países desarrollados, cuyos ciudadanos se llaman a engaño y buscan recuperar lo perdido. El discurso seduce.

Desde la racionalidad, la xenofobia, el proteccionismo, el aislacionismo, parecen expresiones contrarias a la democracia, las libertades y los derechos humanos. Pero no es así como lo perciben los trabajadores de los países afectados por la apertura comercial y migratoria. Hay una fuerte condena a los políticos y los partidos que han impulsado los cambios que hoy repudian, pese a ser beneficiarios como consumidores. La amenaza de perder identidad, aunque prejuiciosa, invita a alzar la voz. Estamos frente a una situación real de retrocesos, de posibles guerras comerciales, de confrontación. El discurso anti sistémico prevalece. México no es la excepción. AMLO pide incluso se prepare la transición.

La Cumbre de Líderes de Norteamérica adquiere gran importancia ante el Brexit. Obama, Trudeau y Peña buscarán consolidar a América del Norte como la región más competitiva y próspera del mundo, frente a otros bloques. Este año la reunión se enfocará a cambio climático, energías limpias, competitividad comercial y fronteriza, seguridad y cooperación. Para fortalecer relación México–Canadá se anunció la cancelación del visado a mexicanos y la apertura del mercado a la carne canadiense, se firmaron 14 acuerdos para el desarrollo incluyente. Hoy conoceremos avances.

En tanto, Trump anuncia pedirá la salida de EEUU del Tratado que estima grave error histórico. No considera las cadenas de valor que se han conformado en estos años y la integración regional de sus componentes. La visión que CSG era correcta, el sector exportador ha sido anclaje económico pese a competencia china. Pero en noviembre los estadounidenses tomarán una decisión que puede cambiar al mundo. Influirá en la elección de 2018 en México, y puede implicar un grave retroceso. La propuesta anti sistémica remarca errores, pero no construye opciones. Riesgos de la democracia

Twitter:@Rosariodf

También te puede interesar:

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política