Opinión

De cabildeo y política

 
1
 

 

Legisladores de Morena, PRD, PAN y Morena le señalaron al titular de SHCP que la sociedad está indignada. (Especial)

Cuando se anunció el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, me desempeñaba como diputada federal en diversas comisiones económicas legislativas. Varios compañeros de Chiapas y Oaxaca me preguntaban cómo beneficiaría a sus entidades este mecanismo, pues no percibían un camino hacia la competitividad dentro de la nueva globalización. Fueron muchas las discusiones hasta que el Senado ratificó el acuerdo.

El TLCAN tuvo un efecto dinámico en nuestra economía, -hasta que disminuyó tras la entrada de China a la OMS-, que transformó al país y el sector exportador se convirtió en el ancla del crecimiento económico.

Sin embargo, las diferencias entre el norte y el sur de la nación se agudizaron, pese a la inversión pública destinada para infraestructura y servicios en el sur, sur-este, para mejorar calidad de vida. Dos México, uno pujante y competitivo, otro con grandes rezagos, aislado y con carencias.

Por eso la aprobación por el Congreso de la Unión de la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales fue tan importante pues culmina un proceso de desarrollo regional equilibrado que desde los años 80 se impulsó con logros importantes, pero sin impacto en amplias regiones.

Enrique Peña Nieto promulgó la Ley en Michoacán en donde cada una de las zonas se definen por una vocación productiva que se detonará con apoyos económicos, desarrollo de infraestructura, incentivos fiscales, inversión pública y privada, a fin de consolidar y coordinar esfuerzos para que prosperen negocios y empleo.

La SHCP de Luis Videgaray creará un órgano desconcentrado encargado del desarrollo de los corredores que diseñará los planes de desarrollo por cada región, los incentivos fiscales y medidas de atracción de inversionistas nacionales y extranjeros, con certeza jurídica y seguridad pública, y coordinará acciones con Estados y Municipios al efecto, a fin de lograr que exista al menos una empresa ancla en cada zona. Es una acción necesaria y ambiciosa para impulsar un desarrollo más equilibrado de México. Tres mil millones de pesos no son una cantidad significativa pero es un capital inicial para el despegue de las potencialidades de las regiones conforme sus vocaciones productivas y por eso es una gran noticia.

En el Congreso de la Unión hay acuerdo en realizar periodo extraordinario a partir del 13 de junio. Los temas listados en el Senado son Sistema Nacional Anticorrupción; uso legal de la marihuana medicinal, adecuaciones penales y el nuevo mando mixto, que ya no único, tras protestas de municipios. En Diputados se aprobarán minutas de Justicia Penal y Delincuencia Organizada, las modificaciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública, la Ley de Fiscalización, para adecuarlas al SNA, entre once asuntos listados.

El tema más polémico es el Sistema Nacional Anticorrupción, y no se cuenta aún con dictámenes para aprobación del pleno. Subsisten diferencias en la Fiscalía Anticorrupción, el alcance de la propuesta tres de tres, así como en el Código Penal y las facultades del Tribunal de Justicia Fiscal y Administrativa. Al final habrá dictamen, pero no necesariamente cumplirá expectativas de todos los involucrados. Eso es lo único seguro.

La CNTE en Chiapas actuó al más puro estilo fascista, intolerante y ofensivo hacia los maestros que no respaldan su movimiento opositor a la Reforma Educativa. Rapados, humillados, caminaron descalzas las víctimas por las calles, sin intervención de la fuerza pública. La SEP, de Aurelio Nuño, anunció el despido de los agresores y solicitó a las autoridades locales tomen cartas en el asunto para castigar a los responsables de los hechos de barbarie. Una muestra más de los dos México que conviven entre la prosperidad y el rezago, que no debe perpetuarse. En México conviven dos culturas, una liberal que impulsa derechos humanos, y otra muy conservadora de privilegios, que incluso se opone al matrimonio igualitario en lo civil.

Falta mucho para vencer resistencias y reconocer que todas las personas tienen los mismos derechos, sin distinciones de raza, sexo, edad, religión, u otras diferencias, que al final nutren la convivencia social. La discusión en el Congreso sobre matrimonio igualitario parece se dejará a la libre decisión de los legisladores. Sería conveniente les ilustrasen en materia de Derechos Humanos, con respeto a sus creencias religiosas, pues se legisla para todos.

Twitter:@Rosariodf

También te puede interesar:

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política