Opinión

De cabildeo y política

 
1
 

 

La manifestación se da en el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. (Reuters)

El 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Se refleja la magnitud de un problema que se debe enfrentar. Romper el silencio y denunciar es fundamental. Alzar la voz no es fácil, se invisibiliza a las víctimas, se les hace creer que ellas son responsables de los ataques sufridos y merecedoras de los mismos. Pocas veces hay castigo para los agresores. Erradicar la violencia contra las mujeres en la familia, en lo laboral, en lo político, a través de las dobles cargas de trabajo, en el acceso a la educación y a la salud evitando prácticas discriminatorias y violencia ginecobstetra es aún tema pendiente. El embarazo adolescente, no solo responde a la falta de educación sexual, también a las agresiones de parientes cercanos a las niñas.

Mucho se ha avanzado en diversos campos. Hoy tengo más alumnas que varones en las clases de la UNAM. La visión de igualdad entre las nuevas generaciones ha permeado y se distribuyen las cargas domésticas, se trabaja a la par, y se crían a los hijos en una nueva realidad. Pero aún falta mucho por hacer. En noviembre de 2011 el Senado de la República se pronunció para que las autoridades castigaran a mis agresores en evento del PRI DF. A la fecha no hay avance. Ya se me concedió amparo por que se me ha negado la justicia. Mis agresores del grupo de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre han sido premiados y fueron candidatos del PRI a diversos cargos. Uno de los acusado, el “dipuhooligan” fue la propuesta para delegado en la Gustavo a Madero. Otro agresor Israel Betanzos es diputado plurinominal y coordina la fracción del PRI en la ALDF. Muchos me aconsejan ya no alzar la voz y seguir en la invisibilidad, por mi propia seguridad.

Estoy convencida de que la impunidad con la que actúa este grupo hará difícil acceder a la justicia. Sin embargo; hay otra cara del PRI. Carolina Monroy, Secretaria del CEN, logró impulsar un acuerdo en el Consejo Político para que en las elecciones de 2016 se postulen candidatos por el principio de paridad, no solo en el ámbito legislativo, también en el municipal, tanto el la integración de planillas, como en candidaturas a Presidencias Municipales, tema no contenido en la Constitución. Es un gran paso para incorporar a mujeres valiosas y preparadas en candidaturas que les han sido negadas. Cierto, romper prácticas culturales será difícil, muchos líderes colocarán a sus hijas, hermanas, esposas, asistentes, en las candidaturas y no necesariamente a las más capaces. Pero por algo se empieza y empoderar a las mujeres es un buen arranque.

En Senado existen ya iniciativas para impulsar una Ley contra la Violencia Política que sufren las mujeres, sobre todo cuando osan participar en forma decidida, sin la aprobación de dirigentes. Esperemos que pronto se cuente con este instrumento pues son muchas las que han sido corridas de cargos partidistas, vejadas, exhibidas y calumniadas en prensa local, obligadas a renunciar a sus cargos partidistas por acudir ante Tribunales Electorales para exigir sus derechos políticos. También hay iniciativas para incorporar la paridad en el nivel Municipal, la SCJN ya abonó en lograrla en planillas.

A raíz de mi experiencia personal he tomado contacto con muchos grupos que trabajan a favor de los derechos políticos de las mujeres y de organizaciones que las protegen de violencia, aunque sean amenazadas como Tere Ulloa por Cuauhtémoc Gutiérrez. Ha sido muy gratificante encontrar mujeres vigilantes, valientes y decididas a apoyar a aquellas que no tienen el mismo capital político o trayectoria. Por eso vamos a extrañar terriblemente a la Ministra Olga Sánchez Cordero, quien retomará la defensa ahora desde otras trincheras.

El PRD también incorpora la paridad en las candidaturas y seguramente los demás partidos seguirán ese camino. Habrá más mujeres empoderadas. No todas solidarias, pero como lo dijo la Presidenta Bachelet cuando una mujer entra a la política, cambia la mujer; cuando muchas mujeres entran a la política, cambia la política. Enhorabuena!

Twitter:@Rosariodf

También te puede interesar:

De cabildeo y política

De cabildeo y política

De cabildeo y política