Opinión

De siete mil 320 mdd el mercado de las ventas directas en México

 
1
 

 

Torreblanca.

México es el séptimo lugar dentro del mundo de las ventas directas a nivel global con 4.0 por ciento del total del pastel, estimado al cierre de 2016 en 183 mil millones de dólares.

Según datos de la Asociación Mundial de Ventas Directas, el país con mayor presencia dentro del pastel global es Estados Unidos con una participación de 20 por ciento. El segundo país en importancia, aunque usted no lo crea, es China con 19 por ciento, Corea con 9.0 por ciento, Alemania y Japón con 8.0 por ciento ambos, y Brasil con 5.0 por ciento. Detrás de México están Francia, Malasia y Reino Unido con 2.0 por ciento de participación cada uno de esos países.

Hasta Trump pasó por un proyecto de venta directa dentro de productos alimenticios nutricionales y de cosmetología. No tuvo éxito.

Pero se cree que a nivel mundial cerca de 105 millones de seres humanos están relacionados con un modus vivendi que tiene que ver con productos de marcas del modelo de la venta directa. Algunas marcas muy conocidas y otras relativamente nuevas como es el caso de Sanki, producto de una asociación entre el mexicano Alejandro López Tello y el Franco-Japonés Beijit Edeas, un científico con una marcada propensión a investigar y obtener productos vinculados con la atención a la salud y el bienestar del funcionamiento del organismo humano.

En 2009-2010 este personaje, Bejit, lanzó en México una dupla antioxidante bajo el laboratorio Ninapharm, ofreciendo por primera ocasión sus antiage en toda la América.

Posteriormente, con Alejandro López Tello se prendió de una plática circunstancial con Edeas en México. Ya había sido aspirante al Premio Nobel de Química este Franco-Japonés. Alejandro quedó tan convencido de la necesidad de iniciar una empresa que tuviera como misión el obtener productos innovadores, que menos de una semana posterior a ese encuentro el mexicano fue a buscarlo directamente a Tokio.

De ahí, de la simpatía personal, pasaron a la asociación que permitió primero el lanzamiento en nuestro país de un suplemento, bebida antioxidante de nombre BelAge, un antioxidante a base de nanotecnología desarrollado por el laboratorio del científico.

Los productos de esta asociación entre el ingeniero químico con Sanki (San, respeto en japonés y Ki, energía del alma.) son Aquos, BelAge, Kronuit, Inner7 agua de mar y Orisod. Preparan el lanzamiento de un producto a base de cacao. Todos ellos para mejorar la calidad de vida y fortalecer al organismo humano.

El caso es que esta empresa mexicana, asociada con el laboratorio de Bejit, está por lanzar su marca en Perú, Argentina, Colombia, Ecuador y Brasil. A siete años del inicio de su aventura empresarial se preparan para internacionalizarse a partir de la convicción de que tienen productos innovadores vinculados a la salud, a partir de componentes naturales que ofrecen diversos productos que surgen de la tierra, o bien del fondo del mar como es el caso de uno de los productos a base de magnesio,  que obtienen a 320 metros de profundidad en el sur de Japón.

Y todo inició cuando Alejandro sintió ese impulso por procurar la senda de Bejit cuando comentó que vender productos orgánicos no era suficiente para procurar el éxito. Entonces el mexicano ya había decidido cerrar su empresa Mundo Upa.  Antes ya había fracasado con un proyecto .com que motivó su salida como alto ejecutivo de P&G.

Hoy tiene una marca y un concepto de venta directa que aceptan y siguen poco menos de medio millón de mexicanos.

Y tiene mucho que crecer. En México esta industria debe de estar creciendo arriba del promedio mundial de 7.5 por ciento anual.

Correo: etj@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
El sindrome del ratón en las microempresas
Que le digan a Trump que el mundo no es plano
Mexicanos gastamos como turistas más de 1,150 mdp diarios en EU