Opinión

Davos 2015:
el WEF medirá el
“crecimiento incluyente”

Zurich.- Cuando a las seis de la tarde de este martes Klaus Schwab dé la patada inicial para la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF) de Davos, la mayoría de los dos mil 500 líderes empresariales y políticos reunidos ya habrán escuchado sobre la urgencia de crear un mundo que no sólo crezca vigorosamente, sino que sea mucho más equitativo. El “crecimiento incluyente” es uno de los temas prioritarios de la agenda este año y el WEF se pondrá a la cabeza de la discusión al respecto, como el mejor think tank que hay en el planeta.

Para auxiliar en la comprensión del crecimiento incluyente y equitativo
–no sólo un crecimiento a secas–, el WEF ha dispuesto a un equipo de trabajo para que genere un nuevo indicador que sea el referente obligado para conocer qué países son más incluyentes conforme crecen. Este nuevo indicador se está desarrollado en este momento y actualmente se tienen los primeros borradores en un documento denominado “Benchmarking Inclusive Growth and Development”.

De acuerdo al borrador, que he podido mirar, el crecimiento económico es la condición indispensable para mejorar la calidad de vida de la gente. No obstante, la educación y la redistribución son dos elementos que influyen en “el alcance con el que [dicho crecimiento] genera oportunidades económicas y resultados compartidos”. Para medir el crecimiento incluyente, el WEF ha elegido seis pilares para crear un nuevo indicador: (1) educación y habilidades; (2) empleo y compensación laboral; (3) procuración de activos e inversiones de negocio; (4) corrupción y concentración del ingreso; (5) transferencias fiscales; y (6) servicios básicos e infraestructura.

En resultados preliminares, y en el grupo de países de alto ingreso, a Australia le va muy bien al ser evaluado bajo el nuevo indicador, mientras que un país próspero de América Latina, Chile, enfrenta aún retos en materia de capital humano y de infraestructura.

El borrador ubica a México con resultados algo mediocres cuando se le compara contra países de ingreso medio como Turquía, Costa Rica, India o Malasia. Por ejemplo, en materia de emprendedurismo obtenemos un puntaje de 3.18 unidades, sólo por encima de Nigeria; y en transferencias fiscales somos el peor del grupo comparable, con únicamente 2.87 unidades.

No creo que este nuevo indicador del WEF saque chispas en México cuando se revelen los resultados finales y el primer ranking, por la sencilla razón de que los mexicanos ya sabemos que nuestro país es muy poco equitativo. Sin embargo, sí las sacará en el futuro, conforme en la ciudadanía madure la idea de que la aspiración de crecimiento económico debe ser un anhelo para que prosperemos todos y no únicamente los más ricos.

Twitter: @SOYCarlosMota