Socializar los resultados de la fiscalización
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Socializar los resultados de la fiscalización

COMPARTIR

···

Socializar los resultados de la fiscalización

10/08/2018

Para que los datos se transformen en información es claro que tiene que pasar un proceso, por ello la ASF, en un esfuerzo de transparentar sus acciones, ha puesto a disposición de los ciudadanos la información sobre las auditorías, que en 2016 fueron mil 865 consistentes en desempeño, cumplimiento financiero, tecnologías de información y de gasto federalizado, a través de las auditorías especiales correspondientes. Gasto federalizado realizó, en 2016, tres cuartas partes del total de las revisiones al gasto público federalizado en estados y municipios, el cual incrementó por las nuevas responsabilidades de revisar las participaciones, que son recursos de libre disponibilidad, cuyo monto es superior al de las aportaciones, que son los recursos etiquetados para un fin específico, como educación, salud, seguridad y combate a la pobreza.

La Auditoría tiene una gran fuerza auditora y para ello dispone, para su información a los ciudadanos, de los avances y resultados de las auditorías, ya sea por medio del Sistema Público de Consultas de Auditorías en su página de Internet, a través del Informe de Resultados. A partir de la cuenta pública 2016 se presentan tres informes individuales a lo largo del año, como fue el caso del informe que se presentó en junio, que fue el primer reporte individual de la cuenta pública 2017.

Nuestras auditorías son un tesoro de información para la sociedad y los analistas e investigadores, el cual es muy utilizado por quienes estudian, desde la sociedad civil, la información divulgada por la Auditoría Superior. Por ello resulta importante el esfuerzo que ha empezado a realizar un grupo de organizaciones, entre otras Oxfam, Transparencia Mexicana, Integralia, en su esfuerzo por digerir, traducir y ordenar la información generada por la Auditoría Superior, para saber dónde se presentan posibles fallas en el uso del dinero público y dónde no. En su proyecto, Fuiste Tú?, difundieron ya un informe sobre dónde y cómo se “pierde” el dinero público.

Crean dos rankings: lo que les preocupa y lo que les da gusto, y hacen un recuento interesante, respecto a las observaciones aún pendientes de aclarar de algunas dependencias, así como festinan a aquellas instituciones en las cuales no se encontraron irregularidades. Recordemos que hoy la Auditoría puede revisar a los tres órdenes de gobierno, los organismos autónomos, los tres poderes, las universidades públicas, etc.

Es importante señalar que este es un apoyo a la difusión de los resultados de la fiscalización superior, lo cual ayudará a la comprensión del significado de los mismos. No olvidemos que se trata del informe consolidado de la cuenta pública 2016, aun cuando los procesos de aclaración aún no se terminan y seguramente se modificarán en cada nuevo Informe de este colectivo.

Hoy hay que mencionar que se han dado pasos fundamentales para llegar a tener mejores resultados de la fiscalización, por un lado, la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, aún en proceso de integración, del Sistema Nacional de Fiscalización, en el cual se intenta fortalecer el federalismo con base en la coordinación intergubernamental y entre los diferentes poderes, y el Sistema Nacional de Transparencia.

La Auditoría Superior está en un proceso de transformación estructural, convencida de que además del enfoque contable de la fiscalización, es muy importante considerar en sus resultados el impacto social de los programas dirigidos a combatir la pobreza, satisfacer las necesidades esenciales de la población y reducir la desigualdad, así como el desarrollo regional.

Por ello es importante que los informes que difundimos con un lenguaje técnico, así como la evolución de las observaciones, sean apoyados en su difusión por el análisis que hace este colectivo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.