Municipios y la fiscalización superior
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Municipios y la fiscalización superior

COMPARTIR

···
Opinión

Municipios y la fiscalización superior

19/01/2018
1
  

  

control dinero
,

Un dato relevante, que poco se ha dimensionado en este año de campañas políticas, de cierres de administraciones públicas federal, estatales y municipales, y de preparación para la entrega a las autoridades que surgirán del proceso electoral: se renovarán cuatro de cada cinco autoridades municipales en 27 estados de la República. Lo anterior incluye a los mil 596 municipios por elección que cubrirá el Instituto Nacional Electoral (INE), las 16 alcaldías de la CDMX y los 417 de usos y costumbres. Esto es, 82 por ciento de los dos mil 445 municipios del país, siendo 65 por ciento los mil 596 mencionados que aparecen en la página del INE.

Habrá cambio de gobierno en nueve entidades federativas: CDMX, Tabasco, Veracruz, Puebla, Yucatán, Chiapas, Guanajuato, Jalisco y Morelos.

Lo anterior significa un gran trabajo de los responsables en órdenes estatal y municipal, no sólo de las contralorías estatales, sino de los responsables de las dependencias que han manejado recursos. Esto es, que un ejército de funcionarios en el ámbito municipal tendrá que estar trabajando en la entrega-recepción, algo que tienen que ver desde hoy, por lo menos los que se irán.

Hace un poco más de un año, en un evento con autoridades municipales electas de Oaxaca, con participación de instituciones como la ASF, el hoy TFJA, el Conac (Consejo Nacional de Armonización Contable), Transparencia Mexicana, se tocó el tema, advirtiéndoles en mi participación que lo que quisieron decir todos ellos era que "el que la hace, la paga". Tratándose de municipios que en 2017 recibían y en 2018 entregaban, tendrían que aplicarse desde un principio, con el apoyo técnico de la Auditoría Superior del estado y de la contraloría estatal, en los procedimientos a seguir, ya no sólo de los recursos federales condicionados, también de los ingresos derivados de las participaciones en ingresos federales coordinados, que, aunque sean recursos propios de libre disponibilidad, serían auditados por la ASF desde del año pasado.

De ahí la importancia del trabajo de la Auditoría Superior de la Federación, que este año podrá tener ya resultados al primer semestre de 2018, lo que permitirá que al cierre del ejercicio se haya avanzado en la solventación de parte importante de las observaciones. Esta es una de las nuevas facultades que le ha dado la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas, así como la revisión de las participaciones en los impuestos federales.

Surgen muchos temas para el futuro, como la revisión de los destinos de los recursos de los fondos de aportaciones, particularmente del Fondo de Aportaciones para Infraestructura Social Municipal y del Fondo de Fortalecimiento Municipal, para evitar la recurrencia en las observaciones, debido a que pueden estar fallando por el desconocimiento de la realidad de quienes diseñaron esos destinos, ya que, si se repiten las observaciones, es que pueden no ser precisos.

La revisión del número de auditorías y la división del trabajo entre la ASF y las auditorías superiores de los estados, es para hacer más eficiente el trabajo de fiscalización. Es evidente que la ASF nunca podrá auditar a los dos mil 445 municipios, pero sí lo pueden hacer, en más corto tiempo, las autoridades locales. Es un tema de coordinación en el marco del Sistema Nacional de Fiscalización, uno de los ejes del Sistema Nacional Anticorrupción.

Para el futuro necesitamos auditores con capacitación permanente, con condiciones laborales dignas, con buenos programas de auditoría, y en el gasto federalizado, con una buena coordinación institucional.

Es urgente la institucionalización del Servicio Fiscalizador de carrera, tanto en la ASF, como en las auditorías de los estados.

Siendo la ASF y la Secretaría de la Función Pública los ejes del Sistema Nacional de Fiscalización, es importante una buena coordinación institucional entre ambas.

También te puede interesar:
Más allá del pacto fiscal
Auditoría gubernamental e ingresos públicos
Buen año para las participaciones

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.