El costo de la reconstrucción
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El costo de la reconstrucción

COMPARTIR

···

El costo de la reconstrucción

29/09/2017
1
 

 

SISMO
,

Desde Tapachula, un buen día. Ha sido intensa y dolorosa la emergencia de los sismos que aún no terminan –cuando escribo acaba de temblar en Salina Cruz–, como sucedió el sábado con réplicas en el istmo. Hay dramas que poco se ven, como la pérdida de las maquinitas para hacer totopos y la necesidad de lonas, porque la gente está literalmente viviendo en la calle. Hace dos días dijo Pepe Meade que por lo menos son 70 mil viviendas las que se tendrán que reconstruir, y ayer se mencionó que habrá que construir o reparar 153 mil 545 viviendas, con un costo de 16 mil millones de pesos, así como 12 mil 931 escuelas, reparar mil 225 inmuebles históricos y algunas instalaciones del Seguro Social. Aun cuando falta terminar el recuento de daños en los estados y la ciudad, se calcula una necesidad de recursos cercana a los 40 mil millones de pesos. Mucho dinero, por lo que el desafío fiscal es mayúsculo. Sin embargo, es urgente pasar a la etapa de la reconstrucción, no sólo en la CDMX, cuyo gobierno ha demostrado estar preparado para ello, al haber formado desde 2015 un fondo para enfrentar los desastres naturales, con recursos suficientes para hacer frente a contingencias como la presente.   

Los recursos del Fondo de la Ciudad rebasan al Fonden federal.

Al respecto, EL FINANCIERO hizo esta semana un recuento de los recursos disponibles para enfrentar la reconstrucción de manera inmediata, destacando el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal (Fism), la vertiente municipal del FAIS, y se habla de 27 mil millones disponibles, más los nueve mil millones del Fonden y siete mil del Fonrec –Fondo de Reconstrucción– que administra Banobras. Destaca el Fondo de Reconstrucción de la Ciudad de México, con nueve mil 500 millones de pesos.

El FAIS forma parte del Ramo 33, es el heredero del viejo Programa Nacional de Solidaridad y forma parte del capítulo V de la Ley de Coordinación Fiscal, son transferencias etiquetadas para todos los estados en el PEF 2017 y tiene una apertura programática determinada. La distribución de los recursos, que equivalen a 2.5 por ciento de la recaudación participable, es para municipios de todos los estados. Es fiscalizada cada año por la Auditoría Superior de la Federación.

Pueden coincidir, pero no forzosamente, con algunas de las prioridades de la reconstrucción y sólo una parte es para los municipios afectados en estos estados.

Es imposible eliminar o posponer los apoyos a los tarahumaras o a los yaquis, a Valle del Mezquital o a los programas contra la pobreza de otras entidades, para destinarlos a la reconstrucción de Oaxaca, Chiapas, Morelos o Veracruz. No olvidemos que tenemos más de mil municipios en condiciones de pobreza y pobreza extremas. Así que es menor la disponibilidad de recursos de este Fondo de Aportaciones.

Más reconocidos son el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), con nueve mil millones de pesos, y el Fondo de Reconstrucción (Fonrec), con siete mil millones de pesos, que son recursos crediticios. Ambos tienen reglas de operación muy precisas, el primero incluye pari passu y se dice que los recursos federales pagan la mitad de la reconstrucción de infraestructura estatal y municipal, y si se trata de un segundo siniestro en el mismo lugar, sólo una cuarta parte. El Fonrec es una línea de crédito que administra Banobras, a través de los llamados bonos cupón cero, que se dice sólo pagan intereses los estados y al final Banobras, con recursos del fideicomiso que administra, paga el capital. Sin embargo, los estados que lo han usado se quejan de que no se pueden salir, y que el costo final es más alto al de un crédito bancario. Es una última instancia. Muchos gobiernos estatales se endeudaron, para pagar su parte de la reconstrucción. Pesado sería tener que reconstruir sus finanzas, no hay fondo que los auxilie. 

,

También te puede interesar:
Lo que sigue, la reconstrucción
La odisea de la reconstrucción
Impunidad y sociedad civil

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.