Opinión

Darío Flota: no debe llegar un político al CPTM

 
1
 

 

hoteles Riviera Maya

Después de unos días agitados la semana pasada, de futurismo desatado para especular sobre quién será el próximo director del Consejo de Promoción Turística de México, las aguas se calmaron, como suele ocurrir con este tipo de efímeros chispazos que encienden por un rato las redes sociales.

Nombres hubo varios, desde secretarios estatales de turismo, hasta gobernadores en activo, pasando por funcionarios o ex funcionarios del CPTM, publirrelacionistas, directores de Fideicomisos de promoción turística y ex directores del propio Consejo.

Pero la verdad es que quienes propusieron a uno y otro –por cierto, ninguna mujer fue candidateada--, lo hicieron más movidos por los intereses propios, la amistad, los sueños y las ilusiones, razón por la cual detrás de la propuesta no había razonamientos que la apoyaran o eran muy discutibles.

Aunque debo reconocer que había algunos muy ingeniosos, como uno de un amigo mío que aseguraba que el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, ya había concluido su análisis sobre quién debe ser el elegido y todo indicaba que “el nuevo titular del CPTM será Fernando Olivera”, secretario de Turismo de Guanajuato.

Interesante conclusión. Porque seguramente en Los Pinos y en el PRI no les importará poner un presupuesto anual de tres mil 100 millones de pesos en manos de un político y funcionario panista que, además, tiene su propia agenda y aspiraciones políticas dentro de su estado.

No obstante, hace unos días se llevó a cabo en Ciudad Juárez el Congreso Nacional de la Asociación de Mercadotecnia de Destinos de México (Amdem), organismo gremial que agrupa a los Fideicomisos de promoción turística y Oficinas de Congresos y Convenciones de todo el país, cuyo presidente es Darío Flota, director del Fideicomiso de Promoción Turística de la Riviera Maya.

Según me platicaron varios asistentes a este congreso, el tema de la sucesión en el CPTM era la comidilla del día y prácticamente daban por un hecho que su próximo director será Olivera.

Y, aunque él es secretario de Turismo y no director de algún fideicomiso, Olivera llegó a la reunión de la Amdem porque, además de llevarles una comida con platillos de la gastronomía de su estado, les ofreció Guanajuato para ser la sede de su congreso el próximo año.

No me detendré en cada nombre mencionado, pero como lo señalé en este espacio la semana pasada, la mayoría de las especulaciones mediáticas se inclinaron hacia Darío Flota, quien seguramente es uno de los prospectos más serios para el cargo.

También mencioné que me parecía que era el único de los placeados que había diseñado una estrategia para lograrlo. Con el pretexto de una gira reciente por California, su publirrelacionista Roberto Gaudelli citó a un grupo de reporteros para tener una videoconferencia de prensa con Flota. Todos sabían que el tema de la gira era un simple pretexto, que en realidad el tema a tratar era otro. Y así fue: Flota habló durante tres minutos de su gira y luego abrió la sesión de preguntas. Y, como se podía prever, las preguntas fueron sobre su candidatura al CPTM.

Flota respondió que no había recibido ninguna propuesta y, aunque le halagaba mucho que su nombre se mencionara, no la había considerado porque –afirmó-- quien sustituya a Rodolfo López Negrete, director general del CPTM, no la tendrá fácil.

Pero este paso atrás lo hizo para tomar impulso, pues enseguida envió su mensaje al responder la segunda pregunta: “Este es un nombramiento complicado, no es sencillo nombrar a alguien para que encabece el CPTM, hay mucho de por medio, muchos protagonistas de la actividad turística que, supongo, tendrán algo que opinar, algo que proponer”.

¿Por qué complicado?, le preguntaron y explicó que por circunstancias favorables y desfavorables. “Las favorables son el hecho de haber regresado a México a la lista de los diez principales receptores de turismo; por haber aumentado la derrama de divisas; haber subido en el ranking de países organizadores de congresos. Esos son éxitos difíciles de superar.

“Las partes negativas son que el Consejo, como toda la administración federal, enfrenta dificultades financieras, producto de los recortes y estamos transitando ya de cara a los últimos dos años de la administración federal, donde el tema político empieza a tener prevalencia sobre los otros temas de la administración”.

Para finalizar, fue más preciso: “El CPTM y la Sectur necesitan precisar muy bien sus atribuciones, porque no está bien que Sectur haga promoción ni que el Consejo haga política (…), por eso creo que, en el caso específico del Consejo, sí se necesita a una persona con conocimiento en el ramo hotelero, en el turístico, en el de la política turística de los estados, para poder desarrollarse satisfactoriamente”. Está clara la visión de Flota, ¿no?: al CPTM no debe llegar quien no sea experto en el tema y mucho menos un político.

Correo:garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:

Esa tentación tan grande llamada CPTM

La 3de3 de Miguel Torruco

ClickBus logra reclutar a la poderosa ADO