Opinión

Dar tiempo límite a policías capaces

   
1
   

   

Narco.

Si bien es cierto que no podemos seguir con la falta de claridad en la actuación del Ejército en la guerra contra el narcotráfico, tampoco lo es que consideremos como única respuesta una Ley de Seguridad Interior, que parece significar que las Fuerzas Armadas continúen hasta el infinito y más allá como policías en nuestro país.

Podemos hablar al menos de diez años de guerra contra el narcotráfico, en la cual las cifras ni siquiera son claras y dependen de quién las comente. De acuerdo con información del New York Times, en 2005, antes del gobierno de Felipe Calderón, el índice de homicidios en México era de 9.5 por cada 100 mil habitantes.

Ahora se calculan 150 mil muertos y 28 mil desaparecidos. El Ejército, de acuerdo con información del investigador Juan Ibarrola, realiza mil 500 acciones al día, pero ha habido hechos de violaciones a derechos humanos que se consideran como emblemáticas, como la de Tanhuato.

Podemos seguir acumulando este tipo de problemas que lastiman a nuestro país, discutir si una ley de Seguridad Interior empodera al Ejército, pero la verdad es que hemos olvidado la parte importante y fundamental: tener policías que se encarguen de la seguridad pública.

Y mientras los legisladores definen si hacen foros y qué cámara será la de origen en la Ley de Seguridad Interior, en la Cámara de Diputados continúa sin aprobarse el mando mixto.

El coordinador de los senadores del PAN, Fernando Herrera, hace un llamado a las autoridades locales, quienes en vez de actuar con responsabilidad para tener policías confiables, prolongaron su abandono, con las consecuencias que hoy están a la vista.

Y recuerda que “ante la desaparición de las policías locales y su sustitución por las Fuerzas Armadas, se olvidó casi por completo en muchos estados la atención a la seguridad cotidiana y los delitos del fuero común”.

Es por ello que señala que en esta discusión que se lleva a cabo en el Congreso para la Ley de Seguridad Interior, tampoco se han establecido tiempos claros ni metas precisas para acotar la permanencia del Ejército en las calles.

Y éste debe ser un punto nodal en la discusión para acotar las funciones de las Fuerzas Armadas en la lucha contra la delincuencia, ya que de lo contrario lo que estamos asegurando es dejarlas para siempre en este papel.

Además el senador panista subraya un punto fundamental para enfrentar el problema de la delincuencia y es el hecho de que hoy no existen políticas públicas suficientes para la profesionalización de las policías y otros cuerpos de seguridad, que permitan paulatinamente relevar a las Fuerzas Armadas de sus tareas de seguridad interior y combate al crimen organizado.

Y considera que se requiere de un compromiso temporal por parte de los gobiernos federal y locales para tener policías confiables que se hagan cargo de velar por la seguridad pública.

AIREAR AL PRI EN MORELOS
Ante la descomposición del PRI en Morelos y con temor de que suceda lo mismo que en Coahuila, donde ya renunció el diputado Javier Guerrero, se empiezan a barajar nuevos nombres, que podrían volver a poner al PRI en la competencia electoral.

Ahí están Samuel Palma, quien ha sido en dos ocasiones diputado y fue uno de los hombres más cercanos a Luis Donaldo Colosio, así como el senador David Jiménez.

Los otros posibles aspirantes ya fueron candidatos y no han logrado que el tricolor regrese al poder desde el año 2000.

Twitter: @ginamorettc

Correo:
georgina.morett@gmail.com

También te puede interesar:
​Los defraudan y amenazan
El plan B
Muy avanzado, el acuerdo con Encinas