Opinión

Dar el avión

 
1
 

 

Obrador.

Gil lo leyó en su periódico Milenio con los ojos de plato y plata. Manlio Fabio Beltrones se ha puesto los guantes mientras da saltos calisténicos y entra al ring por la tercera cuerda. Pas mal. Nadie se ha animado a responder a los delirios y majaderías del hombre de Morena, mucho menos un político de los tamaños de Beltrones.

El dirigente nacional del PRI dijo que Liópez no es una persona honesta porque es un candidato presidencial haciendo campaña rumbo a 2018.

Beltrones estaba en la entrega de constancia y toma de protesta de Enrique Serrano como candidato del partido al gobierno de Chihuahua.

Beltrones volcó las ollas y llamó a dejar de lado a los “charlatanes y vividores de la política (…). Es ya un candidato en una precampaña que está utilizando tiempos oficiales, haciendo los tiempos personales y eso no es honesto”.

Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: la verdad es la verdad, dígala Beltrones o un priista de Tejupilco. Sí, Gil ya sabe que la ley permite bla-bla, ble-ble, bli-bli, en fon, y conclusión: Liópez aparece hasta en la sopa con sus tiempos oficiales.

La lectora y el lector saben que Gil no es muy porfiado ni acre censurador, mju, pero caracho, Beltrones ha dicho que “los señalamientos contra los gobernadores del PRI (aquí suele escribirse la palabra emanados del PRI) sobre corrupción y abuso del poder es parte de una dinámica de las campañas en las que tarde o temprano se demuestra que son mentiras”. Relamiéndose de gusto, Gil afirma que si Beltrones se refiere al gobernador Javier Duarte de Veracruz, la cosa se pone muy seria. Risueño, jadeante y sudoroso, el gobernador de Veracruz debería renunciar tres veces a su cargo. Licenciado Beltrones, le va a salir carísima esta defensa. ¿Recuerdan ustedes al gobernador Granier de Tabasco? Pues con la pena, pero en términos políticos se encuentra vivito y coleando. Así como que no quiere la cosa, licenciado Beltrones, voltee usted a ver el caso brasileño. Un lamento rompió el silencio del amplísimo estudio: Ay, mis hijoos miopes.

LA VENCIDA
Liópez no deja pasar una sola. En Pinos, Zacatecas (así se llama, Pinos), Liópez soltó mandobles al por mayor. No le gustan los guantes ni las reglas, suelta patadas y cabezazos. Le respondió rápido a Beltrones y le dijo que “era un mafioso”, que él no estaba en precampaña, pero que “la tercera es la vencida”. En medio del frenesí que siempre lo domina, Liópez vociferó: “la mafia del poder me quiere borrar”. Y luego insistió en que tiene información de que Miguel Ángel Osorio Chong obligó a los magistrados a bajar el spot del avión presidencial.

Gil lo leyó en su periódico El Universal: Liópez emitirá un nuevo spot en donde además denunciará que la Secretaría de la Defensa y la PGR ¡también compraron aviones! ¿Por qué tendrá Liópez esa fijación oral con los aviones?, se preguntó Gilga mientras caminaba sobre la duela de cedro blanco de su amplísimo estudio. Cierto, un avión cuesta mucho dinero; cierto, la patología de la compra del avión lleva a un gasto excesivo. Ahora mal: ¿qué hacemos? ¿Conservamos los aviones viejos?

Oigan esto: el presidente Liópez se acerca a Nueva York después de un mes de viaje en carreta desde México, a eso se le llama honestidad. Gil injerta en pantera: mentiras, patrañas, trucos para engañar. Ya en serio: le vendemos Aeroméxico a Trump, él hace lo propio y quema la flotilla de aviones de los cerdos mexicanos en un gran acto racista y solucionado el problema. Con Liópez no hay su tía.

LOS VENCIDOS
Con la novedad de que el candidato de Morena perdió en los comicios extraordinarios en el municipio de Centro de Villahermosa, Tabasco. El candidato del PRD-PT ganó la elección. Malas noticias para Liópez si pierde en Tabasco. El perredista Gaudiano Rovirosa dio un discurso ante sus simpatizantes y aseguró que su triunfo es irreversible. Gamés paga por ver y oír la reacción de Liópez. Song unos tramposos, los de la mafia del poder. Bla-bla, ble-ble, bli- bli.

La máxima de Herbert Marshall McLuhan espetó en el ático de las frases célebres: El dinero es la tarjeta de crédito de los pobres.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Audacia es el juego
Cumbres borrascosas
¿En qué hablamos?

placeholder