Opinión

Daño a la juventud en Edomex

 
 
 

 

PRI

La herencia maldita que deja Eruviel Ávila a Alfredo del Mazo daña a varios sectores de la población mexiquense, uno de ellos, tal vez el más vulnerable, es el de los jóvenes, que ahora con la despenalización de la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad, aumenta el riesgo de forma exponencial para que caigan en las redes del vicio y todo lo que ello conlleva: desde dañar su salud y la de sus familiares, hasta incorporarse a las filas de la delincuencia, amén de poner en riesgo sus vidas.

Hace unos días, el Congreso del Estado de México despenalizó la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad, donde –en una votación dividida– se impuso una mayoría legislativa a favor de la propuesta enviada por el gobernador mexiquense, Eruviel Ávila Villegas, que modifica el Código Penal del Estado de México.

Por ese motivo, en el marco de la sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, diputados federales del grupo parlamentario del PRD presentaron al pleno un Punto de Acuerdo mediante el cual se exhorta al gobernador Eruviel Ávila a reconsiderar las modificaciones legales y objete el decreto que deroga los artículos 148 bis y las fracciones I y VIII del artículo 204 del Código Penal del Estado de México, aprobadas el pasado 9 de agosto, debido a que propician un esquema de flexibilidad para la venta de alcohol a menores de edad y atentan contra el interés superior de la niñez. En otras palabras, lo que antes eran faltas que merecían prisión, ahora sólo serán faltas administrativas.

Lo extraño del tema es que fue precisamente el gobernador Eruviel quien, en 2013, promovió la penalización de la venta de alcohol a menores, bajo el argumento de que se trataba de una demanda social de las comunidades y que esta se presentaba con el fin de prevenir las adicciones en los jóvenes, poniendo especial énfasis en el consumo de bebidas alcohólicas.

Aunque no existen datos que nos digan que de entonces a la fecha los índices de consumo de alcohol entre jóvenes y niños han disminuido o se han controlado en tierras mexiquenses, lo cierto es que hay datos que asocian a los actos delictivos con el consumo de estupefacientes diversos y el alcohol, y de igual manera hay información que denuncia el aumento en el consumo de alcohol entre menores de edad, lo que de alguna manera a jóvenes y niños les genera problemas de salud y un futuro incierto.

Así, aunque el artículo 77 de Constitución Política del Estado de México señala que el recurso de objeción a las leyes y decretos aprobados por el Legislativo local es posible, ya que a la letra señala que se puede “objetar por una sola vez, en el improrrogable término de 10 días hábiles, las leyes y decretos aprobados por la Legislatura; si ésta después de haberlos discutido nuevamente los ratifica, serán promulgados”.

Es probable que la petición hecha por el PRD no tenga respuesta afirmativa por tres sencillas razones, porque lo aprobado es a partir de una propuesta del Ejecutivo local; porque el gobierno de Eruviel Ávila se ha caracterizado por ser un gobierno que no escucha los reclamos de la gente; y porque, a decir de varios legisladores perredistas, los empresarios le llegaron al precio.

Es una pena, aunque las estadísticas oficiales hablan de que en el país 63 de cada 100 personas que consumen alcohol se encuentran en la adolescencia y juventud, pues el rango de edad al que pertenecen es entre los 12 y 24 años, eso no le importó a Ávila Villegas y sus paleros del Congreso local.

También te puede interesar:
Encuesta en Morena por la CDMX
Y despertó el dinosaurio
¿México incluyente?