Opinión

Dados priistas en Durango, Sinaloa y Aguascalientes

1
  

   

Rodolfo Elizondo

Durango ha sido un laboratorio de coaliciones asombrosas: ahí nació la que llevó como abanderado del PAN y el PRD a Rodolfo Elizondo para la gubernatura del estado. Ahora se gesta una nueva posibilidad de coalición, no menos llamativa, con miras a los comicios del próximo año.

Hay quienes hacen el intento por hacer candidato de una coalición PAN-PRI al actual senador José Rosas Aispuro, que llegó al Senado por el PAN, fue candidato a la gubernatura en la pasada elección por la alianza PRD-PAN, y militó toda su vida en el PRI.

Sería extrañísimo que esa alianza prosperara, por la diferencias que a nivel nacional se van a agudizar entre PAN y PRI, pero hay un elemento que une al actual gobernador del estado, Jorge Herrera Caldera, con el senador panista Rosas Aispuro: su decisión de borrar de la política estatal al anterior gobernador y actual senador Ismael Hernández Deras.

Además, Durango es un estado que va bien en su economía y en el combate a la pobreza, a diferencia de las cifras que presentaba en la administración de Hernández Deras, por lo que tendría cierta lógica que se elija a un gobernante sensato, con una amplia base de apoyo, como sería ese producto de la unión PRI-PAN.

Sin embargo, los enconos nacionales se van a imponer sobre las coincidencias regionales, y la candidata natural del PRI, en caso de no concretarse la alianza con el PAN, es la actual senadora Juana Leticia Herrera.

Octubre o noviembre. Pronto lo sabremos.

Ahí en el norte también se va disputar la gubernatura de Sinaloa, donde manda la coalición PAN-PRD. Bueno, es un decir, manda Malova, que tiene precandidatos en todos los partidos, incluyendo el PRI.

Dos son los candidatos fuertes del priismo para ocupar el Palacio de Gobierno en la tierra de los once ríos: David López Gutiérrez y Enrique Jackson Ramírez.

Los acontecimientos políticos se prefiguran en favor de David López. Sinaloa es un estado de capa caída que necesita el respaldo total de la Federación en lo que resta del sexenio, y para dar ese apoyo se requiere confianza. La confianza la tiene David.

Jackson, que cuenta con una trayectoria política de primer nivel, es un gran negociador y tiene el respeto de propios y extraños, cuenta con tres factores en contra: carece de arraigo en Sinaloa, acaba de perder fuerte y feo en Nuevo León, donde fue delegado del CEN del PRI en la campaña de Ivonne Álvarez, y fue asesor del mal gobierno de Javier Duarte en Veracruz.

En el centro del país, Aguascalientes renovará Poder Ejecutivo local. Ahí para el PRI parece no haber más candidata que la procuradora Federal del Consumidor, Lorena Martínez, aunque el gobernador Carlos Lozano de la Torre impulsa al senador Miguel Romo Medina, de la aristocracia política y económica de la tierra de la gente buena.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
PRI: candidatos en Quintana Roo y Puebla
¿Y 'El Chapo'?
La pobreza no perdona