Opinión

Da el IFT madruguete ¡a la Ley!

Muchos abrigamos esperanzas de que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el poderoso nuevo regulador de las telecomunicaciones en México, fuera un factor de certidumbre en una industria clave que se volvió terriblemente litigiosa en los últimos años.

Y, por lo mismo, hay una gran decepción de la forma en que se ha empezado a manejar en los últimos días.

El pasado 6 de mayo se realizó un pleno del cual surgió una resolución que se guardaron una semana completa sin la menor explicación y que de hecho hasta ayer aún no se publicaba en el Diario Oficial (DOF).

En la Ley propuesta por el Ejecutivo, cuya discusión aún está en el Legislativo, se establecía un plazo de 24 meses, como margen mínimo, para que los concesionarios declarados preponderantes pudieran, en la eventualidad de cumplir con sus obligaciones, ofrecer otros servicios.

Sin embargo, cinco integrantes del IFT decidieron dar un madruguete.

Literalmente, en la madrugada del 7 de mayo, votaron a favor de que el plazo no fuera de 24 meses, como se establecía en la Ley, sino que a través de una resolución se adelantaron y lo dejaron en 18 meses.

Otros dos, el comisionado presidente Gabriel Contreras y Mario Fromow, consideraron que el plazo de 24 meses no era un simple capricho, sino el plazo necesario para analizar realmente si los preponderantes cumplían o no con las obligaciones impuestas por el IFT.

Para no hablar en abstracto, el tema que se estaba debatiendo, más allá de eufemismos, era el plazo y las condiciones para que eventualmente Telmex reciba la autorización para dar video.

¿Y cómo argumentaron los comisionados que propusieron bajar en medio año este plazo?

Veamos lo que dice la versión estenográfica de la sesión. La comisionada Adriana Labardini señaló:

“Y en cuanto al plazo que esperamos para cumplir (sic) o para verificar el cumplimiento de la preponderancia, creo que 18 meses es un plazo suficiente”. Así como lo lee. Bastó con la creencia de que sobra medio año para asegurar el cumplimiento de la preponderancia.

El mismo argumento viene en el propio proyecto que fue votado: simple creencia.

En el voto particular en contra que Contreras y Fromow documentaron, plantean de manera precisa por qué no es un asunto menor la reducción del plazo.

Da la casualidad que la verificación de cumplimiento de las obligaciones de Telmex-Telcel como preponderante, implica en algunos casos plazos bianuales. Reducir seis meses, es de facto renunciar a la verificación de la condiciones de cumplimiento y por lo tanto hacer que el darle a Telmex la TV en 18 meses sin que le cueste un clavo, vaya a ser una mera formalidad.

El argumento formal es que se trata de acelerar la competencia en todos los mercados. La realidad es que con ello, lo que van a hacer es ahorcar en buena medida las posibilidades de esa competencia.

No sé si es ingenuo o intencionado el propósito de regalar a Telmex la TV, pero la señal para la competencia en el país es desastrosa.

Claro, salvo para Slim, que debe estar haciendo fiestas.

Twitter: @E_Q_