Opinión

Cultura viste al Congreso

 
1
 

 

Congreso

Las expresiones culturales en el Congreso de la Unión son el día a día, a veces estas provienen del “vocabulario” de sus legisladores en tribuna, de reuniones de trabajo en comisiones o en entrevistas con medios informativos, muchas otras se dan en medio de acalorados debates sobre diversos temas del interés de la nación; pero no todo es lenguaje folclórico, ni de diferencias ideológicas entre partidos políticos, no, detrás de la actividad legislativa también hay expresiones que nada tienen que ver con la política.

La semana pasada, durante la aprobación del Presupuesto de Egresos en la Cámara de Diputados, en el anecdotario legislativo quedaron registradas expresiones que, para algunos, fueron calificadas como palabras homofóbicas. Pero al fin y al cabo el lenguaje es cultura y en las más de las veces son expresiones populares que nada tienen que ver con situaciones de tipo discriminatorio, como al parecer lo vio el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), y lo que fue un simple grito, como en el futbol, lo hicieron más estridente en el ambiente mediático al calificarlo como un acto de discriminación.

Es cierto son situaciones que no se deben de dar, ni repetir, y menos en un parlamento, pero hay un dicho muy popular que sentencia que el que se lleva se aguanta, y al parecer así se llevan entre pares los integrantes del Congreso.

Pero para no desviarnos del tema, de las expresiones culturales, vale reconocer el esfuerzo de promoción cultural que desde el Congreso de la Unión se realiza, donde cotidianamente se cortan listones para inaugurar muestras pictóricas, escultóricas, artesanales, gastronómicas, y todo tipo de manifestaciones que hablan de creatividad, de lugar de pertenencia, de arraigo, de tradiciones, pero también de expresiones de dolor, de alegría, de sueños y fantasías, o mejor dicho, de arte y cultura.
Esta semana, por ejemplo, el Senado de la República se vistió de arte y cultura, y lo mismo organizó un foro denominado Patrimonio Cultural Inmaterial. Derechos Colectivos, donde, entre otros planteamientos, se propuso como asunto de Estado “crear una legislación que garantice a los pueblos originarios mantener, controlar y proteger la propiedad intelectual del patrimonio cultural inmaterial”.

Al respecto, el senador Gerardo Sánchez García, presidente de la Comisión de Cultura, destacó que “hace cinco meses se expidió la Ley General de Cultura y Derechos Culturales, por lo que el paso que sigue es la construcción de un marco jurídico que garantice los derechos colectivos y salvaguarde los derechos de pueblos indígenas y urbanos de México”.

En ese contexto, tanto en los recintos de San Lázaro y el Senado, de Oaxaca hicieron presencia artistas y artesanos para presentar trajes regionales bordados a mano con diseños exclusivos, así como suculentos platillos de la gastronomía que caracteriza a esa parte del país, además de obras de arte escultórico elaborados por artistas de la región. “Ofrecemos lo que sabemos hacer”, dijo uno de los expositores y detrás de él se apreciaban obras que estarán en exposición y venta al público durante varios días.

Aguascalientes también se hizo presente con una muestra artesanal y gastronómica denominada Expo Artesanía de Calvillo, donde el promotor es nada menos que el senador Miguel Romo Medina, oriundo de esa entidad.

En materia de pintura, resaltar sin duda la realizada por niños de la Fundación Ser Humano, AC, donde la enfermedad del VIH no es obstáculo para detener la creatividad artística de niños y jóvenes, quienes presentaron en colectividad sus Miradas Encantadas.

Niños de Morelos, Visión Pictórica sobre los Sismos, es la exposición que presentaron menores afectados por los terremotos en las comunidades de Jojutla y Tetela del Volcán, quienes con su participación en las llamadas Clínicas Reparadoras de Arte, que promueve la Fundación Scholas Occurrentes, van reconstruyendo sus vidas y mirando hacia el futuro. “Lo que pasó, pasó, ahora vamos hacia adelante”, señaló el empresario Mauricio Sulaimán, al inaugurar la muestra.

No hay duda, el Congreso de la Unión es sinónimo de colores ideológicos, pero también es un espacio para el arcoíris de la promoción y la difusión cultural, y de ello dieron constancia esta semana en la Cámara alta Ernesto Cordero, presidente de la Mesa Directiva; Ana Lilia Herrera, presidenta de la Jucopo, entre otros legisladores.

No se diga más, entre los gritos al calor del debate airado y llenos de descalificativos en tribunas, y las muestras y exposiciones, como las referidas, nos quedamos con las segundas. 

También te puede interesar:
Fundación Scholas apoya a la juventud mexicana
2018, año de retos formidables
La pobreza y la ignorancia, enemigos de la salud