Opinión

¡Cuidado!, desconfía del sistema financiero

 
1
 

 

Call center. (Bloomberg)

Hace unos días escuchaba un infomercial de una casa de bolsa, que es una publicidad pagada y ‘escondida’ en una nota informativa o entrevista.

Según ellos, ofrecían alternativas de inversión ‘sin riesgo’, con la simple diversificación de portafolio. Eso es un tremendo engaño y, si nos percatamos, estamos sujetos al bombardeo de las instituciones financieras, que no tienen la mínima intención de cuidar nuestro patrimonio, sino de obtener rentabilidad.

El consejo es sencillo, desconfía de las posturas comerciales, porque hay un esfuerzo de venta disfrazado de asesoría.

Inducen en muchas ocasiones a tomar malas decisiones que pueden meter en problemas a tus finanzas personales.

Veamos ejemplos que se sumarán a los que con seguridad has sufrido.

1.- Sin temor a equivocarme, ya te has quejado de la enorme cantidad de llamadas ofreciéndote servicios, en los que lo único que quieren es un escuchar un ‘sí’ para hacerte un cargo adicional por seguros o para aumentar la línea de tu crédito.

2.- Hay una incitación a la toma indiscriminada de deuda y es muy probable que te haya llegado alguna disposición preaprobada a través de tu nómina o tarjeta. Proponen compras para vacacionar o regalos con imágenes sugestivas, con el fin de provocar el deseo de adquirirlo, desconociendo si podrás pagarlo después.

3.- Las ofertas de los bancos tienden a ser poco claras cuando evitan presentar un rendimiento en un periodo determinado y lo condicionan a la permanencia o te obsequian boletos de rifas. Deberían mejor mostrarte las bondades de su instrumento financiero.

4.- Así como el infomercial que comentaba, están los promotores que ofrecen productos ‘milagro’ con grandes ganancias, pero dejan de advertir los riesgos en los cuales se incurre. Simplemente buscan vender en lugar de prestar un servicio.

La competencia conduce a aberraciones, intentan que compres algo hasta cuando les hablas para quejarte.

Habrían de procurar más la atención al cliente para generar lealtad y confianza.

Erradicar la conocida frase en las llamadas “por el momento todos nuestros ejecutivos se encuentran ocupados” e invertir en capacitación a quienes atienden al público, pues ignoran en la mayoría de los casos el funcionamiento básico del mercado al cual pretenden ‘asesorar’.

Recuerda la máxima: el único interesado en cuidar tu patrimonio eres tú mismo. No te dejes engañar, desconfía, analiza, compara y luego decide.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Deja de arrepentirte de tus decisiones financieras
“El dinero no da felicidad, sobre todo si es poco”
¿Sabes cómo encontrar tus ganancias máximas?