Opinión

¿Cuida su tiempo? Es gratuito, pero no renovable

Hay frases trilladas como “no pierdas el tiempo”, “recupera el tiempo perdido” o “gana tiempo”. Siento decir que a pesar de ser un recurso gratuito, es imposible acumularlo o consumirlo más rápido, convirtiéndose en uno de los activos de mayor relevancia para administrar.

Una simple pregunta llega a ser perturbadora ¿Qué hace con su tiempo? Porque uno puede quejarse de muchas carencias, pero todos tenemos la misma dotación de este recurso cada día. ¿Lo aprovechamos?

Si bien se dice que “el tiempo es dinero”, porque dedicarnos a trabajar es una forma de obtener ingresos, también representa felicidad, bienestar o frustración, dependiendo de en qué lo utilicemos. Por supuesto que su valuación resulta ser sumamente subjetiva y estará en función de la escala de valores de cada quien.

¿Cuántas horas al día pasamos durmiendo, trasladándonos, divirtiéndonos, amando, estresándonos o simplemente disfrutando? Haga la cuenta para ver cómo va en su balance.

Al respecto, comparto dos enfoques para administrarlo. Uno es de Stephen R. Covey reseñado en su libro “Primero lo Primero”, que propone delinear los diferentes roles que cada quien tiene para agendarlos a lo largo del tiempo, lo cual conduce a tener cubiertas las áreas fundamentales de la vida y sentirse satisfecho en cuanto a su atención. Esto busca evitar la frustración, porque además del trabajo, se le da tiempo a aspectos tales como la familia, la salud, el aprendizaje, la diversión o cualquier actividad que la persona considere relevante.

Para los exigentes con los resultados, hay otro enfoque que busca elevar la asertividad y es el de la matriz Eisenhower, de quien fuera presidente de Estados Unidos. El punto central es que le dedicamos muy poco tiempo a lo urgente no importante que es en donde está el esfuerzo de planeación y previsión, para estar el mayor tiempo en lo urgente ya sea importante o no.

En estos momentos cuando todo parece ir a la velocidad de la conexión de Internet y estamos sumidos en un mar de mensajes, chats, bips de los correos y ringtones de celular, pone de relevancia el hacer un alto para evaluar sobre el impacto que tiene el dedicar tiempo a planear para salir de la inmediatez en las decisiones.

Vale la pena reflexionar cuando uno dice “no sé en qué se me fue el día, la semana, el mes o el año”, porque estamos dejando de percibir uno de los principales recursos que debemos de cuidar. ¿Y usted, cómo administra su tiempo?


Twitter y Facebook: @finanzasparami