Opinión

Cuentas atípicas

1
   

     

Pemex

Se presentaron los resultados de las finanzas públicas del primer trimestre el día 30 de abril, como está estipulado. No es buena fecha, porque nadie les hace mucho caso, igual que ocurrió con el dato anterior, que salió justo en Semana Santa. Pero así está su calendario.

En esta ocasión hay datos muy interesantes. La caída de ingresos petroleros, por ejemplo, fue considerable. En números redondos, el gobierno dejó de recibir cerca de 140 mil millones de pesos. Los derechos por hidrocarburos cayeron en 190 mil millones, Pemex tuvo pérdida por 15 mil, pero hubo un incremento de ingresos por el impuesto en gasolina y diesel (debido a que el precio no baja) por 65 mil. Resultado: los 140 mil comentados.

Por eso es que anunciaron el recorte hace unas semanas, y por eso empezaron a tomar dinero del Fondo de Estabilización. Entre este fondo, las ganancias del Banco de México por la inestabilidad cambiaria, y algunas otras cositas como la venta de derechos para la tercera cadena de televisión, el gobierno acabó cubriendo esos 140 mil millones. Nada más que en el segundo trimestre del año es muy probable que tengamos otro boquete similar, y ya no habrá ni tanto dinero del fondo, ni ganancias del banco, ni ventas.

Algo similar ocurre con los impuestos. Ahí el gobierno tuvo ingresos espectaculares. En lugar de recaudar poco menos de medio billón de pesos, se destaparon con 650 mil millones. El origen es ese incremento en recaudación por gasolina y diesel que comentaba y un incremento de casi 100 mil millones de pesos en recaudación de impuesto sobre la renta. De acuerdo con las personas de Hacienda, el origen de este incremento muy notorio es una de las disposiciones de la reforma fiscal de 2013. Ahí se decidió terminar con el régimen de Consolidación Fiscal, en las condiciones que tenía, lo que obligó a las empresas a pagar en 2014 de forma diferente.

Eso tiene dos efectos. El primero es una corrección que ocurre sólo en esta ocasión, por el cambio en la forma de reportar ingresos y pagar impuestos, y el segundo es una corrección que continuará, porque al pagar con las nuevas disposiciones, efectivamente pagarán un poco más estas empresas antes consolidadas. Pero no sabemos cuánto es de cada uno de los efectos. Puesto que los datos son a marzo, todavía no entran los impuestos de las personas que se pagaron en abril.

Esto quiere decir que si bien este primer trimestre resultó muy bueno, el segundo no necesariamente reportará tantos ingresos. Pero la caída del petróleo va a continuar, al menos hasta el tercer trimestre. En el cuarto tendremos nuevamente un ingreso extraordinario, cuando se cobren las coberturas, y tendremos una base de comparación mucho más baja, porque fue en ese cuarto trimestre, en 2014, que empezó a caer el petróleo.

En suma, todo este año vamos a tener datos extraños en las finanzas públicas, conforme se van asimilando la reforma fiscal y la nueva circunstancia petrolera. Si a eso le sumamos el recorte ya hecho, y la propuesta del presupuesto base cero, entonces vamos a tener también datos raros en los egresos y no sólo en los ingresos del gobierno. 

Claro que, al final, lo que nos interesa a los demás es si esos recursos se están usando adecuadamente, es decir, de forma eficiente y en dirección a los objetivos importantes. Ah, olvidaba que eso no lo hemos resuelto.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar: 
Justicia
Muy estables
Ganadores y perdedores