Opinión

Cuatro reflexiones sobre el segundo debate en EU

 
1
 

 

Debate (Reuters)

El segundo de tres debates en la carrera presidencial en Estados Unidos ya quedó atrás. Trump llegó con una desventaja bien ganada, mientras que Hilary sobrevivió. No obstante, en estas líneas no me interesa el señalar un ganador tanto como expresar cuatro reflexiones que no pude sacar de mi mente al presenciar cómo, de nueva cuenta, el peso mexicano fue utilizado como barómetro del debate.

Primero, mercados y analistas se han mantenido obsesionados con el promedio de las encuestas diarias, siguiendo muy de cerca los diferenciales entre Clinton y Trump, actualmente en 4.9 puntos a favor de Clinton (RealClearPolitics). No obstante, y desde un enfoque puramente estadístico, tengo la sospecha que en el último mes tal diferencia no ha superado demasiado el intervalo de confianza estadístico. Es decir, que la brecha de preferencias no ha sido significativamente distinta de cero la mayor parte del tiempo.

Segundo, si algo ha sido desprestigiando en los últimos años es la labor encuestadora, sobre todo en su capacidad de predecir el resultado de elecciones, referéndums y tratados de paz. En contraste, la trayectoria de encuestas similares en Estados Unidos (EU) han sido seguidas prácticamente al minuto y reflejada en los mercados, sobre todo en el peso mexicano.

Tercero, el que el peso mexicano recupere territorio frente al dólar en un contexto de aparente victoria de Clinton en el debate no borra el hecho principal: el peso mexicano es aparentemente utilizado como subyacente en coberturas, siendo el Trump-trade la más reciente estrategia en dicho contexto.Así, los recientes eventos sólo reiteran la capacidad que tiene el ritmo de diferencias en las preferencias electorales en EU para afectar la cotización del peso frente al dólar.

Cuarto, no dudaría que de confirmarse una victoria de Clinton en la elección de noviembre, el peso mexicano muestre un respiro ante el desvanecimiento de una prima de riesgo 'Trump'. Sin embargo, creo que lo más probable es que seguirá vigente una colección de incertidumbres que creo podrían limitar el margen de recuperación del peso tales como la normalización de la tasa Fed, la desaceleración China, los bajos precios de las materias primas, los diversos riesgos geopolíticos vigentes y, en general, otras fuentes de incertidumbre tanto externas como locales. Las perspectivas para el peso al cierre del año en 18.80 (Encuesta Citibanamex) podría sugerir una idea parecida.

Así, nos quedan todavía unas semanas de incertidumbre electoral en EU, semanas en que las preferencias podrían seguir mostrando volatilidad y, por ende, promoverla en el mercado cambiario. La diferencia que hoy exhiben los candidatos ya la vimos a principios de septiembre para luego cerrarse hasta casi un punto porcentual. En tanto, los precios del petróleo podrían seguir promoviendo movimientos importantes en el mercado cambiario, ligados a decisiones de la OPEP, amén de las previsiones para la Fed. Sin duda este será un cierre de año inusualmente activo para los mercados.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twiter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Alza de Banxico: Cinco preguntas y sus probables respuestas
Parece inminente el alza de 75 puntos base por parte del Banxico
El peso, Trump y los otros