La negociación apenas comienza
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La negociación apenas comienza

COMPARTIR

···

La negociación apenas comienza

04/12/2018
Actualización 04/12/2018 - 9:21

La ruta de negociación de la nueva directiva del Grupo Aeroportuario Ciudad de México (GACM) se ve larga e incierta. Ayer inició con los tenedores del bono de 6 mil millones de dólares.

Nos referimos a los clientes del despacho Hogan Lovells, que llevan al alimón Ron Silverman y Federico Noriega, léase el comité ad hoc conformado por Manufile, Schroders, Vanguard y Prudential.

Son 20 días lo que se propuso el grupo dirigido por Gerardo Ferrando para recomprar mil 800 millones de dólares, tiempo que francamente se ve muy limitado para lograr el objetivo.

Pero, asumiendo sin conceder que resulte exitoso, no se sabe el trato que se dará a las Afore del Fibra E, donde están comprometidos otros cerca de 30 mil millones de pesos, o mil 600 millones de dólares.

Son Inbursa de Carlos Slim, Banorte Siglo XXI que preside Carlos Hank González, Profuturo de Alberto Bailleres y Pensionissste. Van a contratar a Rafael Robles Miaja como su representante legal.

Tampoco debe perderse de vista a los asesores del megaproyecto. Ojo, no los contratistas como ICA, Carso, Hermes, Prodemex y GIA, que optaron por no promover ninguna acción legal.

Hablamos de firmas como Parsons International Limited, el gerente del proyecto. Esta compañía que dirige Perfecto Solís tiene un contrato por dos mil 822.5 millones de pesos que vence hasta el año de 2020.

En esa tesitura, Neetherlands Airport Consultants, que dirige Tim van Vrijaldenhoven, y Tadco Constructora, que conduce Fernando Vázquez, con otro por mil 895.1 millones de pesos que vence en 2019.

Asimismo apunte a los arquitectos Norman Foster y Fernando Romero, de Foster + Partners FP-FREE, cuyo contrato fue por otros dos mil 692.3 millones de pesos.

El nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador va tener que sentarse a negociar con casi 300 empresas, cuyos contratos alcanzan un valor global de 153 mil 769.1 millones de pesos.

EL QUE PARECE que se quedará al frente del proyecto de la nueva refinería de Dos Bocas, Tabasco, es José Alberto Celestinos. No hace mucho nos referimos a él. Se trata de un ingeniero químico egresado de la UNAM, de 89 años y jubilado de Pemex, toda una eminencia en la industria petrolera mexicana. Muy cercano a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, a quien se le encomendó este proyecto que costará alrededor de 6 mil millones de dólares.

La intención es contratar a un gerente de proyecto experto en refinerías, tipo Bechtel o KBR.

¿ESTÁN PREPARADOS EN el nuevo gobierno para negociar de urgencia con Estados Unidos? La pregunta es por los escenarios que Donald Trump empezó a delinear con respecto al futuro del tratado comercial que firmó con México y Canadá. El mandatario volvió a su narrativa de miedo para presionar al Congreso a que le apruebe el T-MEC por la vía rápida. Si no lo hace, dará por terminadas las relaciones comerciales con nuestro país. Pésima noticia porque la Secretaría de Economía se quedó sin el equipo negociador de Juan Carlos Baker y Ken Smith.

Y ASÍ COMO el gobierno de Donald Trump puede dar al traste con el T-MEC, el de Justin Tradeau está preocupándose de más por la manga ancha con que se mueve Napoleón Gómez Urrutia. El senador de Morena y líder del sindicato minero podría convertirse más rápido de lo que cree en una piedra en el zapato del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Y es que en un escenario en el que México y Canadá necesitan estar más unidos que nunca para contrarrestar los arrebatos de Trump, Napito anda azuzando a las empresas canadienses con invadir su vida sindical.

CUENTAN QUE DÍAS atrás el expresidente Carlos Salinas de Gortari tuvo una larga plática con su concuño, José Antonio González Anaya. Le recomendó que “aguantara vara”: que pasara lo que pasara estuviera atento a la hoja de ruta que tenía enfrente. Que no sobrereaccionara a las ocurrencias del nuevo gobierno porque el mínimo error que cometiera en la conducción de las finanzas pasaría a la historia como un yerro suyo y de su jefe, Enrique Peña. Pepe Toño entregó la secretaría a Carlos Urzúa. Lo que se haga a partir de hoy ya es responsabilidad de los que llegan.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.